Día Internacional de la Diversidad Biológica: el turismo sostenible se integra en Iberoamérica

DAVID GRAY/REUTERS
DAVID GRAY/REUTERS
Publicado 22/05/2018 10:21:49CET

   MADRID, 22 May. (Notimérica) -

   El 20 de diciembre de 2000 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica, una jornada que tiene el objetivo de brindarnos la oportunidad de resaltar los beneficios que el turismo sostenible tiene para el crecimiento económico y la conservación de la biodiversidad.

   Las actividades que realizan los turistas generan una serie de consecuencias, tanto positivas como negativas, en los lugares que visitan. Estas repercusiones son conocidas como 'Impactos del turismo' y afectan a la economía, la sociedad y la cultura local, y en consecuencia al medio ambiente. Por esa razón se ha buscado una manera de reducir el impacto negativo y aumentar los efectos positivos.

   En las últimos años los países iberoamericanos han desarrollado el ecoturismo como alternativa al turismo convencional y masivo, donde el viajero se convierte en el protagonista de una experiencia única mientras está en contacto con la naturaleza. El principal objetivo de este tipo de turismo es el de expandir el conocimiento del entorno natural que nos rodea.

   Muchos países iberoamericanos, que no habían apostado por ello antes, han adoptado políticas que favorecen este tipo de turismo y viajes para conocer las maravillas de la nación, al mismo tiempo que promueve la preservación del espacio natural autóctono del país.

ECOTURISMO EN IBEROAMÉRICA

   Los países que apostaron antes por un turismo más natural y original fueron Perú, Colombia, México y Costa Rica. Estos se centran en un tipo de recreo impulsado por lugares que muestren sus factores identificativos y la conservación de sus orígenes, culturas, costumbres y creencias.

   Perú ha optado siempre por fomentar la belleza de sus paisajes naturales para atraer a turistas. En los últimos años se ha potenciado más el turismo de aventuras y más ecológico. Se han promocionado nuevas actividades como el avistamiento de aves --que tiene 2,4 millones de personas que lo practican-- y un gran mercado en el mundo.

   

   Por su parte, Colombia ha trabajado por mantener sus reservas naturales, fuente de su mayor ingreso turístico y crear alianzas con sectores privados junto con las comunidades locales para fortalecer la industria turística de los parques naturales. En 2016 ingresaron un total de 1,6 millones de personas a estos sitios, según datos del Gobierno.

   

   La estrategia de Costa Rica se ha centrado en promocionar sus rincones más escondidos, donde se mantiene los valores, orígenes, costumbres y creencias que les distinguen del resto de lugares del mundo. Además potencia el turismo de aventura, perfecto por el clima y lugares que existen en el país tico. Anualmente este turismo crece un 20 por ciento según datos del Ministerio de Turismo de Costa Rica.

   En México se han firmado acuerdos para promover los espacios más antiguos y naturales del país, situándole como el destino nº1 para los viajeros. Esta actividad es una de las más importantes en el país, y es que el ecoturismo genera el 8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) nacional, según datos de Greenpace.

   

   Durante el II Congreso Binacional de Marketing Turístico el ministro de Turismo de Argentina, Gustavo Santos, indicó que "muchos de los destinos más exitosos de hoy, que son plástico y puro hotel, en unos años van a estar vacíos y el mundo va a estar demandando naturaleza, aire puro, equilibrio, identidades y respeto. El camino elegido por el turismo argentino es ser productor de naturaleza en un mundo que la está destruyendo".

   Por esta razón, Argentina ha fomentado el turismo a parques y reservas naturales, además de ofrecer un turismo centrado en la aventura.

   

   En Ecuador se está trabajando para impulsar las visitas a las Islas Galápagos y, por su parte, en Uruguay se están haciendo grandes esfuerzos por construir parques eólicos y hacer a sus hoteles más 'ecofriendly'.

   

   Otros países como Panamá han fusionado la tradición, carácter y costumbres con el turismo, como es el Archipiélago de San Blas, lugar de los indígenas Guna, que se ha vuelto un paraíso natural para los viajeros.