Ejecutan en Texas a un hispano que mató a una niña y a la abuela de esta

Sala de inyección letal
WIKIMEDIA
Publicado 26/04/2018 11:45:22CET

WASHINGTON, 26 Abr. (Notimérica) -

Estados Unidos ha vuelto a aplicar por novena vez en 2018 la pena de muerte. En esta ocasión, la condena se ha aplicado en el estado de Texas a un expandillero de origen hispano que disparó a una niña de cinco años y a la abuela de esta durante la celebración de una fiesta de cumpleaños. Es el segundo reo iberoamericano al que se le ha aplicado la pena capital en lo que llevamos de año.

Erick Daniel Dávila, de 31 años, fue declarado muerto ayer miércoles catorce minutos después de recibir la inyección letal en la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville (Texas). La ejecución se produjo después de que la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos se negara a la última apelación interpuesta por la defensa de Dávila para posponer la aplicación de la sentencia, informa 'Notimex'.

El expandillero fue condenado a pena de muerte en 2008 por utilizar un rifle semiautomático para disparar a unas veinte personas en una fiesta de cumpleaños, de las cuales más de una docena eran niños. El suceso provocó la muerte de Annette Stevenson, de 48 años, y de su nieta de cinco años.

Según las investigaciones policiales, el ataque fue una represalia contra el padre de la menor asesinada. En total, Dávila provocó que otras cuatro personas resultaran heridas en el tiroteo, incluyendo la niña que festejaba su noveno cumpleaños.