Las emisiones globales de CO2 crecen tras tres años de estabilidad

Emisiones industriales de gases
WIKIMEDIA COMMONS
Publicado 22/03/2018 12:52:54CET

   MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía crecieron un 1,4% en 2017, alcanzando un máximo histórico de 32,5 gigatoneladas, dejando atrás tres años de estabilización.

   El aumento en las emisiones de CO2, sin embargo, no fue universal. Si bien la mayoría de las principales economías experimentaron un aumento, otras experimentaron caídas, como Estados Unidos, el Reino Unido, México y Japón. La mayor caída de la disminución provino de los Estados Unidos, principalmente debido a un mayor despliegue de energías renovables, según el balance publicado por la Agencia Internacional de la Energía (IAE).

   El CO2 global relacionado con la energía aumentó un 1,4% en 2017, un aumento de 460 millones de toneladas (mt), y alcanzó un máximo histórico de 32,5 gigatoneladas (gt). El crecimiento del año pasado se produjo después de tres años de emisiones planas y contrasta con la fuerte reducción necesaria para cumplir los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

   El aumento en las emisiones de carbono, equivalente a las emisiones de 170 millones de automóviles adicionales, fue el resultado de un sólido crecimiento económico global del 3.7%, menores precios de combustibles fósiles y esfuerzos de eficiencia energética más débiles. Estos tres factores contribuyeron a impulsar la demanda energética mundial en un 2,1% en 2017.

   Sin embargo, la tendencia al aumento de las emisiones no fue universal. Si bien la mayoría de las principales economías vieron un aumento en las emisiones de carbono, otras experimentaron caídas, como Estados Unidos, el Reino Unido, México y Japón.

   El mayor descenso provino de los Estados Unidos, donde las emisiones disminuyeron en un 0.5%, o 25 Mt, a 4 810 Mt de CO2, marcando el tercer año consecutivo de disminución. Si bien el cambio de carbón a gas jugó un papel importante en la reducción de emisiones en años anteriores, el año pasado la caída fue el resultado de una mayor generación de electricidad a partir de energías renovables y una disminución en la demanda de electricidad. La participación de las energías renovables en la generación de electricidad alcanzó un nivel récord de 17%, mientras que la participación de la energía nuclear se mantuvo estable en 20%.

   En el Reino Unido, las emisiones cayeron un 3,8%, o 15 Mt, a 350 Mt de CO2, su nivel más bajo registrado hasta 1960. Un cambio continuo del carbón hacia el gas y las energías renovables condujo a una caída del 19% en la demanda de carbón. En México, las emisiones cayeron un 4%, impulsadas por una disminución en el uso de petróleo y carbón, aumentos de eficiencia en el sistema eléctrico, un fuerte crecimiento en la generación de electricidad a partir de energías renovables y un ligero aumento en el uso general de gas.

   En Japón, las emisiones disminuyeron en un 0.5% debido a que el aumento en la generación de electricidad a partir de energías renovables y la generación nuclear desplazó a la generación de combustibles fósiles, especialmente petróleo.

DOS TERCIOS DEL INCREMENTO VIENE DE ASIA

   En general, las economías asiáticas representaron dos tercios del aumento mundial de las emisiones de carbono. La economía china creció casi un 7% el año pasado, pero las emisiones aumentaron solo un 1,7% (o 150 Mt) gracias al continuo despliegue de energías renovables y al cambio más rápido de carbón a gas. Las emisiones de dióxido de carbono de China en 2017 alcanzaron 9.1 Gt, casi 1% más que su nivel de 2014. Mientras que la demanda de carbón de China alcanzó su punto máximo en 2013, las emisiones relacionadas con la energía han aumentado, sin embargo, debido a la creciente demanda de petróleo y gas.

   En India, el crecimiento económico impulsó el aumento de la demanda de energía y continuó impulsando las emisiones, pero a la mitad de la tasa observada durante la última década. Las emisiones per cápita de la India el año pasado fueron de 1.7 tonledas de CO2, muy por debajo del promedio mundial per cápita de 4.3. Las emisiones en la Unión Europea crecieron en 1.5%, agregando casi 50 Mt de CO2, revirtiendo parte del progreso logrado en los últimos años, principalmente debido al fuerte crecimiento en el uso de petróleo y gas. La tasa de mejora de la intensidad energética se redujo a 0.5% por debajo del 1.3% del año anterior. Las economías del sudeste asiático también contribuyeron al aumento de las emisiones, con Indonesia liderando el crecimiento con un aumento del 4.5% con respecto a 2016.

   El crecimiento de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía en 2017 es una fuerte advertencia para los esfuerzos mundiales para combatir el cambio climático, y demuestra que los esfuerzos actuales son insuficientes para cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

SE AGOTA EL MARGEN

   El Escenario de Desarrollo Sostenible de la AIE traza un camino hacia el cumplimiento de los objetivos climáticos a largo plazo. Bajo este escenario, las emisiones globales deben llegar a su punto máximo rápidamente y disminuir drásticamente hasta 2020; esta disminución ahora tendrá que ser aún mayor dado el aumento de las emisiones en 2017. La proporción de fuentes de energía bajas en carbono tendría que aumentar en 1.1 puntos porcentuales cada año para cumplir los objetivos de este escenario, más de cinco veces el crecimiento registrado en 2017.