Empoderar a las indígenas para erradicar el hambre y la malnutrición en Iberoamérica

Mujeres indigenas
PIXABAY
Actualizado 20/01/2018 8:54:24 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 20 Ene. (Notimérica) -

   Los expertos insisten en la necesidad del empoderamiento femenino como método para erradicar el hambre y la malnutrición en Iberoamérica. Se debe concebir como un proceso que implica un cambio de paradigma, que las autoridades creen necesario para el progreso de Iberoamérica, donde hay 650 pueblos originarios que representan entre el 8 y el 10 por ciento de la población.

   En el Foro 'Empoderar a las mujeres indígenas para erradicar el hambre y la malnutrición en América Latina y el Caribe' 13 países de la región se reunieron el 12 de enero en México para tratar la importancia de las mujeres de los pueblos aborígenes para superar los problemas alimenticios iberoamericanos.

   La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) fue la encargada de organizar este encuentro donde se establecieron una serie de compromisos entre las indígenas y los gobiernos para lograr el Objetivo de "Hambre Cero".

            

   LOS GOBIERNOS A LAS INDÍGENAS

   En la reunión los gobiernos pidieron a las organizaciones de mujeres aborígenes, continuar contribuyendo desde su conocimiento ancestral, compromiso comunitario y humano, a la erradicación de la pobreza, el hambre y toda forma de malnutrición.

   Las instituciones reclamaron a las mujeres de los pueblos originarios ayuda para transformar los sistemas alimentarios haciéndolos más sostenibles, justos, inclusivos, saludables y sensibles a la nutrición.

   LAS INDÍGENAS A LOS GOBIERNOS

   Por su parte las indígenas sugirieron a gobiernos y a Naciones Unidas adoptar medidas especiales para promover políticas que permitan a las mujeres aborígenes plena participación en el diseño de un proceso de desarrollo sostenible.

   Además, solicitaron fortalecer la contribución de las mujeres agricultoras al desarrollo sostenible, a la seguridad alimenticia, la nutrición y el bienestar económico de sus pueblos, familias y comunidades. Del mismo modo solicitaron la promoción del desarrollo agrícola y rural, incluidas las explotaciones más pequeñas.