La espeluznante confesión del 'Monstruo de la bicicleta'

Contador
Monstruo
YOUTUBE
Actualizado 08/02/2018 13:59:08 CET

   LIMA, 7 Feb. (Notimérica)-

   Después de ocho horas de interrogatorio, César Alva Mendoza, también conocido como el 'Monstruo de la bicicleta', confesó haber violado y matado a María Jimena de 11 años, en el distrito peruano de San Juan de Lurigancho. Además, el asesino reveló que durmió con el cadáver de la niña.

   El 'Monstruo de la bicicleta' narró los detalles de su espantoso crimen que ha conmocionado al país por su ensañamiento. "Voy a decir toda la verdad, jefe. Solo la verdad. Yo maté a esa niña, yo la violé y la estrangulé con una soguilla", indicó Alva a los agentes de la División de Investigación de Homicidios de la Policía, informó el diario 'La República'.

   Sin mostrar ningún ápice de arrepentimiento, el asesino de la menor reveló que actuó solo, sin cómplices, en la mañana del pasado 1 de febrero, cuando circulaba con su bicicleta con dirección a la comisaría de Canto Rey.

   "Ya había visto a la niña que caminaba sola, entonces la seguí hasta interceptarla. Con la bicicleta le di un golpe en la pierna. Ella cayó por un momento y luego la auxilié diciéndole que la llevaría a una posta para que se atendiera. Fue entonces que la conduje a un terreno abandonado donde con engaños la metí en un cuarto. Al ver que ella ponía resistencia, la arrojé al piso para luego violarla", relató con absoluta frialdad Alva.

   "En esos momentos estaba loco, estaba poseído por las drogas. No sabía lo que hacía, solo atiné a meter el cuerpo de la menor en un costalillo y lo trasladé hasta mi cuarto, donde lo escondí debajo de mi cama", continuó, sin expresar mayores emociones. Ni siquiera una mueca de nerviosismo.

   Según las investigaciones, el criminal pasó virtualmente 14 horas junto al cadáver de la víctima. "Allí traté de dormir, pero no podía porque la cabeza me daba vueltas, hasta que en mi desesperación saqué el cuerpo de la niña para arrojarlo en la calle. Al observar que nadie me había visto, le prendí fuego", contó Alva.