Los estudiantes nicaragüenses no se rinden ante Ortega y siguen en 'pie de guerra'

Manifestaciones contra el Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Publicado 26/04/2018 15:17:25CET

   MADRID, 26 Abr. (OTR/PRESS) -

   Los estudiantes de Nicaragua, aquellos que han encabezado las protestas desatadas desde hace una semana exigiendo la paralización de la reforma de la Seguridad Social impulsada por el presidente Daniel Ortega, no se rinden y exigen la dimisión del mandatario. Asimismo, reclaman el cese y enjuiciamiento de los mandos policiales responsables por los más de 30 muertos durante las violentas represiones.

   Además, los jóvenes han insistido en que se ponga en libertad de forma inmediata a todos los estudiantes universitarios y cualquier persona que haya sido detenida durante las manifestaciones.

   En medio de la mayor crisis política y social que vive el país centroamericano desde hace años, y a la espera de que arranque el diálogo nacional que busque salidas al conflicto, se ha actualizado la cifra de fallecidos y el número asciende a 34 muertos.

   Aunque se desconoce cuándo, dónde y quienes serán los participantes de esa mesa de diálogo, los estudiantes que permanecen en la Universidad Politécnica de Nicaragua y se han autodenominado 'Movimiento 19 de Abril', han solicitado la destitución y apertura de un proceso judicial contra toda la cadena de mando de la Policía debido a su responsabilidad en el fallecimiento de ciudadanos durante los disturbios.

   Además de pedir la destitución de los mandos policiales, los miembros del movimiento estudiantil han solicitado que el proceso judicial de estos funcionarios sea verificado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y los diferentes organismos de Derechos Humanos nicaragüenses.

   "Pedimos el retiro inmediato de la Policía a sus funciones verdaderas, que son para servir al pueblo, y el cese de la persecución policial a dirigentes estudiantiles y ciudadanos en general. Anular los antecedentes policiales creados a todas las personas de la sociedad civil que han sido detenidas en actividades de protesta", han exigido.

EXIGEN ESTAR REPRESENTADOS

   En este contexto, los líderes estudiantiles han reclamado garantías para poder finalizar las protestas y han pedido que la juventud nicaragüense tenga representación permanente en asuntos de interés nacional.

   "Queremos garantías de que no habrá represalias sino respeto a los Derechos Humanos de los jóvenes universitarios y sus familias, de la comunidad vecina y de la sociedad civil, que ha mostrado su apoyo a los universitarios en su lucha por una Nicaragua mejor", recoge el comunicado.

   Por otra parte, los estudiantes han agradecido a la población el apoyo brindado durante la marcha del pasado lunes, una manifestación sin precedentes en el país, y han asegurado que se trata del inicio de una nueva etapa en Nicaragua dado que el pueblo ha demostrado que está cansado de "tantas injusticias" y de la "represión en protestas pacíficas".

   Los comentarios de los estudiantes han tenido lugar después de que la Conferencia Episcopal de Nicaragua aceptara mediar el diálogo entre el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) y el Gobierno del presidente Daniel Ortega, al que los manifestantes han instado a dimitir.

   Asimismo, la patronal ha planteado un diálogo nacional que abordara otros asuntos de interés general, más allá de la reforma del INSS, y en el que puedan participar otros sectores sociales.

   En respuesta, el Gobierno excarceló a algunos de los manifestantes arrestados y la cadena de televisión Noticias 100% volvió a emitir en todo el país.

CRECEN LAS DENUNCIAS DE TORTURAS Y VIOLACIÓN DE DDHH

   No obstante, y a medida que se van calmando las calles en Nicaragua después de seis días de intensas protestas, surgen más testimonios y denuncias de violación de Derechos Humanos durante las manifestaciones.

   Jóvenes que fueron encarcelados durante las protestas han relatado que sufrieron palizas a manos de supuestos oficiales de policía.

   "Fuimos torturados, como nunca en mi vida había sido golpeado (...) Entre más llorábamos más nos golpeaban", ha denunciado Gilbert Altamirano a AFP.

   El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) contabilizaba hasta el martes 34 muertos, entre ellos algunos desaparecidos que fueron encontrados por familiares en la morgue del Instituto de Medicina Legal de Managua y personas que fallecieron en el hospital tras resultar heridas durante las protestas.

   Según las informaciones recogidas por el diario local 'El Nuevo Diario', entre los fallecidos figuran dos policías y un periodista de la localidad de Bluefields.

   El activista Marcos Carmona, miembro de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, ha indicado que otras 66 personas se encuentran ingresadas en hospitales, de las cuales doce "están en estado muy grave", mientras que otras 16 siguen desaparecidas.

   Tras las múltiples manifestaciones, enfrentamientos con la policía, saqueos y caos, desde el martes no se registraban protestas ni barricadas. También transcurrieron sin incidentes marchas y vigilias estudiantiles el miércoles en Managua y otras ciudades del país para exigir justicia por los muertos y detenidos de las protestas.

   Pero la calma es tensa, mientras el país se prepara para un diálogo nacional para el que aún no se fijó una fecha ni se conoce quiénes participarán de él.