Un estudio genético podría convertir la quínoa en el grano del futuro

 

Un estudio genético podría convertir la quínoa en el grano del futuro

Una mujer boliviana enseña las semillas de quínoa
DAVID MERCADO / REUTERS
  
Actualizado 18/03/2017 8:16:22 CET

   LIMA, 18 Mar. (Notimérica/Reuters) -

La quínoa, el "grano madre" sagrado de la antigua civilización inca, podría convertirse en una fuente cada vez más importante de alimento en el futuro gracias a los secretos genéticos revelados en un nuevo estudio.

   Un grupo de científicos anunció recientemente que han mapeado el genoma de la quínoa e identificado un gen que podría ser manipulado para librarse del sabor amargo natural del grano y allanar el camino para un uso comercial más amplio.

   La quínoa crece bien en condiciones duras, como terrenos salados y de baja calidad, en altas alturas y temperaturas frías, lo que significa que puede cultivarse en lugares donde cereales como el trigo y el arroz tienen problemas. No obstante, la presencia de químicos tóxicos y amargos llamados saponinas en sus semillas han impedido la propagación de su cultivo.

Paisaje de quínoa

   El fitólogo Mark Tester, de la Universidad de Ciencias y Tecnología Rey Abdulá de Arabia Saudí, asegura que la investigación localizó el gen que guía la producción de saponinas en la quínoa.

   El conocimiento podría permitir el cultivo de una quínoa libre de saponinas y, por tanto, más dulce. En la actualidad, el grano debe ser procesado lavándolo y secándolo tras la cosecha para librarlo de las saponinas.

   "En la actualidad, la quínoa es bastante poco utilizada", dijo Tester, líder de la investigación publicada en la revista Nature. "Es muy nutritiva, con un alto contenido en proteínas que es importante ya que tienen un equilibrio muy bueno de aminoácidos, algo inusual en los granos más destacados. No tiene gluten y también es alto en vitaminas y minerales", señaló el cinetífico.

Mujeres recogiendo la quínoa

   El aumento de la producción de quínoa podría mejorar la seguridad alimentaria en un planeta con un imparable crecimiento de la población humana, destacó Tester. No obstante, advirtió de que la reducción de las saponinas podría tener efectos adversos, como un incremento de la susceptibilidad ante las infecciones con hongos o la predación por parte de pájaros.

   La quínoa sigue siendo un cultivo menor a nivel mundial y se produce en su mayoría en Perú y Bolivia. En los últimos años se ha convertido en un producto de moda en Occidente, promocionado sobre todo como un alimento saludable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies