Evo Morales inaugura con una fiesta el polémico palacio presidencial de Bolivia

La Casa Grande, el nuevo palacio presidencial de Bolivia
REUTERS / DAVID MERCADO
Publicado 10/08/2018 19:10:39CET

   LA PAZ, 10 Ago. (Notimérica) -

   El presidente boliviano, Evo Morales, ha inaugurado con una fiesta popular la Casa Grande del Pueblo, el nuevo palacio presidencial que ha generado gran polémica entre los ciudadanos.

   El palacio ha sido objeto de críticas de opositores y activistas que lo califican de ostentoso e innecesariamente caro. Su construcción ronda los 35 millones de dólares y según indican los informes, alberga una suite de más de 1.000 metros cuadrados para el presidente, así como un jacuzzi, una sauna y una sala de masaje.

   Asimismo, esta compuesto por 29 plantas que darán cabida a cinco ministerios, fuente con la que Morales pretende recuperar el gasto invertido ya que, como ha indicado, al trasladarse al palacio no tendrán que pagar el alquiler de las oficinas que ahora ocupan y eso supondrá una recuperación económica en menos de cinco años.

   El mandatario ha defendido en varias ocasiones el carácter popular de la construcción y durante el evento aseguró que el edificio podrá ser utilizado para actos culturales no oficiales e incluso por recién casados que quieran disfrutar de las vistas desde el helipuerto.

   "Hoy dejamos el Palacio del Estado colonial para venirnos a la Casa Grande del Pueblo, del Estado Plurinacional de Bolivia, en un hito histórico gracias a la lucha y la unidad del pueblo" proclamó el mandatario en la fiesta, con el fin de esclarecer toda duda sobre la finalidad de la construcción del edificio.

   La fiesta de inauguración se desarrolló entre marchas de los grupos sindicales y organizaciones de campesinos, acompañadas de una celebración en honor a la Pachamama (Madre Tierra) encabezada por Evo Morales, así como de una ofrenda andina que concluyó en la bendición impartida por el cardenal Ticona de la Casa Grande.

Contador