La familia Fujimori: todos sus frentes abiertos

FUJIMORIS
REUTERS
   
Actualizado 07/06/2018 16:04:45 CET

   LIMA, 7 Jun. (Notimérica) -

   La vida política contemporánea de Perú no puede analizarse sin comprender el 'fujimorismo', de la misma manera que tampoco podría entenderse de ninguna manera la situación social y económica del país. La familia Fujimori mantiene a fieles seguidores en el país, al mismo tiempo que levanta odios en todo el territorio.

   Sus actividades y actuaciones, especialmente en relación con la corrupción, han marcado para siempre la corriente política, que actualmente se divide en dos: aquellos seguidores del líder, Alberto Fujimori, y los que se decantan por su hija, Keiko. Entre estos últimos no está su hermano, Kenji, que hasta hace poco pertenecía al mismo partido pero que, por apoyo a su padre, ha dinamitado su relación con su hermana y con el Congreso de Perú.

   A continuación recogemos los principales casos que señalan y ensucian la carrera de las tres figuras fujimoristas de Perú: Alberto Fujimori, Keiko Fujimori y Kenji Fujimori.

ALBERTO FUJIMORI

REUTERS

   Tras su salida de la Presidencia de la República de Perú en el año 2000, Alberto Fujimori no ha cesado de enfrentarse a la Justicia por sus actuaciones como mandatario. Tras su renuncia, Alberto Fujimori viajó a Japón, donde residió durante un tiempo con nacionalidad peruana por ser hijo de japoneses, y posteriormente se trasladó a Chile, donde fue detenido en 2005.

   Tras ser condenado a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad como "autor mediato de la comisión de los delitos de homicidio calificado, asesinato bajo la circunstancia agravante de alevosía en agravio de los estudiantes de La Cantuta y el caso Barrios Altos", así como fue declarado culpable por secuestro agravado del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer Ampudia, condena que vencerá el 10 de febrero de 2032.

   Por otro lado, en 2009 fue condenado a otros siete años y medio de cárcel por "peculado doloso, apropiación de fondos y falsedad ideológica en agravio del Estado" después de haber admitido que entregó 15 millones de dólares a su exasesor Vladimiro Montesinos de fondos del Tesoro Público, aunque aseguró que el dinero fue posteriormente devuelto.

   Ese mismo año, Alberto Fujimori fue sentenciado a seis años de prisión por delitos contra la administración pública, peculado doloso en agravio del Estado, corrupción de funcionarios, cohecho activo genérico en agravio del Estado y contra la libertad, violación del secreto de las comunicaciones, interferencia o escucha telefónica.

   En la Navidad de 2017, el entonces presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, otorgó el indulto humanitario al exmandatario, lo que le permitió salir de la cárcel pocos días después. Desde entonces la polémica en torno a su figura no ha cesado. El 20 de febrero de 2018, la Sala Penal Nacional resolvió que no aplica la resolución que otorgaba el derecho de gracia por razones humanitarias a Fujimori. Por ello, el expresidente debe afrontar el proceso por el Caso Pativilca con comparecencia simple.

KEIKO FUJIMORI

REUTERS

   Desde el pago de sus estudios hasta su relación con la empresa brasileña Odebrecht, la hija del expresidente Alberto Fujimori no está exenta de polémica.

   Referente a la financiación, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) reveló a través de los 'Panamá Papers' que tanto financistas como algunos familiares de Keiko Fujimori estarían involucrados con compañías 'offshore' creadas por Mossack Fonseca, bufete de abogados de Panamá con representación en muchos países del mundo involucrada supuestamente en la evasión de impuestos.

   De hecho, el partido político de Keiko Fujimori, Fuerza Popular, continúa siendo investigado por el Ministerio Público de Perú bajo la sospecha de que los fondos utilizados para su campaña electoral proceden del lavado de activos.

   Sin embargo, el caso más sonado es el que relaciona a la política con la compañía Odebrecht. Según el portal 'IDL Reporteros', una agenda de Marcelo Odebrecht aparece una frase en la que se menciona a la lideresa de Fuerza Popular: "Aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita (ex:Venez). Humala?". Ante las acusaciones, Keiko indicó a través de sus redes sociales que no conoce al expresidente de la constructora y que no recibió dinero del mismo.

   Sin embargo, antes de eso Marcelo Odebrecht declaró haber apoyado financieramente a todas las campañas oficiales en el 2011. Así, en agosto de 2017 el fiscal general de Perú afirmó la existencia de "información importante" sobre la relación entre Keiko Fujimori y Odebrecht, algo que fue confirmado por la Fiscalía brasileña.

KENJI FUJIMORI

REUTERS

   Tanto Kenji como sus tres hermanos (Keiko, Hiro y Sachi) se vieron envueltos en un escándalo mediático a finales del Gobierno de su padre cuando el exasesor Vladimiro Montesinos declaró que el pago de los estudios en los Estados Unidos de los hijos del expresidente habían sido producto del desfalco de las arcas del estado peruano, algo que posteriormente se verificó.

   Desde entonces, y a pesar de haber conseguido ocupar importantes papeles en el Congreso peruano, la polémica también le ha envuelto. La última es que, este miércoles el pleno del Congreso ha aprobado desaforarlo para que pueda ser juzgado en relación con los vídeos difundidos por Fuerza Popular en los que supuestos emisarios del Gobierno ofrecen dinero y obras públicas en sus regiones a diputados de la formación para que votaran en contra de la segunda moción de censura contra el presidente, Pedro Pablo Kuczynski.

   Fujimori, que se ofreció en marzo a ser sometido "a todas las investigaciones que sea necesario" y ser testigo las veces que haga falta para "demostrar quiénes son los corruptos" en el país, deberá hacer frente ahora a una investigación por presunto delito de cohecho y tráfico de influencias.