La Fiscalía investiga la respuesta de las autoridades guatemaltecas a la erupción del Volcán de Fuego

Volán de Fuego
WIKIMEDIA COMMONS - Archivo
Publicado 07/06/2018 23:44:31CET

   MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía de Guatemala ha anunciado este jueves que ha iniciado una investigación de oficio para determinar si la respuesta de las autoridades a la emergencia desatada por la erupción del Volcán de Fuego, que ha dejado más de cien muertos y cerca de dos millones de damnificados, fue la adecuada.

   La nueva fiscal general, María Consuelo Porras Argueta, "ha instruido que se inicie de oficio la investigación del caso y establecer si se activaron los protocolos necesarios que permitieran tomar las decisiones prudentes y oportunas", ha indicado el Ministerio Público en un comunicado.

   De acuerdo con la prensa local, el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) había alertado a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) sobre la erupción con flujos piroclásticos en el Volcán de Fuego.

   La primera de las alertas se produjo a las 6.00 (hora local), a la que siguieron otras en las que advertía de que se trataba de "la erupción más fuerte registrada en los últimos años" y, en consecuencia, aconsejaba a la Conred "evacuar a las personas de Sangre de Cristo", aunque no mencionaba otras que finalmente se demostró que también estaban en peligro.

   La Conred, solo tras el último aviso, envió a su delegado, Juan Francisco Galindo, a comprobar cuál era la situación y falleció en la comunidad de El Rodeo al quedar sepultado bajo las cenizas y los escombros. Cuando la Conred declaró la alerta naranja, ya había varias comunidades sepultadas en el municipio de San Miguel de los Lotes.

   En una tensa sesión parlamentaria celebrada el miércoles, el jefe del Insivumeh, Edy Sánchez, acusó a su colega de la Conred, Sergio Cabañas, de ignorar los numerosos avisos. Éste asumió que la evacuación se hizo tarde, aunque culpó a los vulcanólogos por no ser claros en sus informes.

   El último balance, confirmado por la Policía a Reuters, eleva a más de cien los fallecidos. Además, hay decenas de heridos y miles de evacuados. Gran parte de las tierras de cultivo han quedado cubiertas por las cenizas tóxicas, por lo que se teme que el desastre natural desate una crisis humanitaria a medio plazo.

Contador