La Fundación Redes asegura que el ELN controla la repartición de comida venezolana

ELN
TWITTER
Publicado 07/02/2018 14:54:12CET

   BOGOTÁ, 7 Feb (Notimex/Notimérica).-

   La Fundación Redes ha denunciado que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia controla las cajas de comida Clap, de distribución exclusiva de la 'Revolución Bolivariana' como parte de su sistema de repartición de alimentos básicos a la población venezolana.

   El presidente de esta fundación, Javier Tarazona, en entrevista con el diario 'El Tiempo' en Caracas, ha sostenido que la guerrilla colombiana del ELN "tiene control de ese reparto en los municipios de Venezuela que son fronterizos con Colombia".

   Tarazona, mostró dos de estas cajas rotuladas con el aviso: "El ELN a través del frente 'Carlos Germán Velasco Villamizar', siempre junto al pueblo, sembrando sueños, raíces y esperanza de una vida mejor, comparte el legado del comandante Hugo Chávez para superar la guerra económica; garantizamos el amor a los niños y el abastecimiento soberano al pueblo".

   El director de la Fundación Redes ha detallado que la guerrilla colombiana opera abiertamente en territorio venezolano y en los municipios del Alto Apure, en la región de Apure; Casigua El Cubo y Perijá, en el Zulia, y en los municipios Torbes y San Cristóbal, en el Táchira.

   Allí llevan el control de "cada entrega de las famosas cajas Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Producción), con las cuales el régimen de Nicolás Maduro reparte alimentos a por lo menos seis millones de familias venezolanas", ha indicado.

   "Hemos documentado en los últimos dos años cómo el ELN viene cautivando a niños venezolanos con la entrega de regalos (*) para luego reclutarlos", ha apuntado Tarazona, precisando que "en estos regalos hay una carga simbólica para arropar a los ciudadanos de la frontera".

   El presidente de Fundación Redes ha señalado además que tiene información sobre la sustracción de armamento y municiones de los destacamentos fronterizos y que, a su juicio, estos terminan en manos de los guerrilleros.