El hacinamiento de las cárceles de Guatemala provoca una crisis en la Seguridad Nacional

Carceles
COLPRENSA - Archivo
Actualizado 30/04/2018 8:42:00 CET

   CIUDAD DE GUATEMALA, 29 Abr (Notimérica/Notimex)

   El hacinamiento en las prisiones guatemaltecas, del 350 por ciento según estudios, es un factor en contra de la seguridad nacional y que además genera frecuentes peleas entre reclusos, como el más reciente en un penal de Escuintla que causó ocho muertos y 23 heridos.

   La situación en el Sistema Penitenciario (SP) de Guatemala representa "el mayor desafío para la seguridad ciudadana", afirmó el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) en un estudio.

   La entidad privada presentó los resultados de una nueva fase de la investigación del "tema del mes" sobre el sistema penitenciario guatemalteco que coincidió con el enésimo incidente de violencia, en esta ocasión ocurrido el jueves en la Granja Penal Canadá.

   El enfrentamiento entre grupos de reos en el penal ubicado en el sureño departamento de Escuintla dejó ocho privados de libertad fallecidos y 23 presos heridos.

   De acuerdo con la investigación del área de seguridad ciudadana del CIEN, desde el año pasado el sistema de justicia ha aumentado su impacto positivo contra la delincuencia, lo que "afectó" con más casos al SP.

   El SP pasó así de una tasa de ocupación del 299 por ciento en 2015 a 311 por ciento en 2016 y que hasta marzo pasado ya ascendía a 351 por ciento.

   Es decir, de instalaciones penitenciarias construidas para una población de presos de menos de ocho mil personas hasta el 2008, subió a 23 mil 900 presos.

   La investigadora social del CIEN, Corinne Dedik, dijo a Notimex que para superar el hacinamiento del SP y evitar las frecuentes riñas entre privados de la libertad, que causan numerosas víctimas, es imprescindible cuanto antes la construcción de nueva infraestructura.

   Señaló que el CIEN ha insistido ante las autoridades en la necesidad impostergable de construir un penal de alta seguridad, así como edificar o ampliar las instalaciones carcelarias.

   La investigadora sostuvo que a nivel de América Latina, Guatemala es el país con el mayor índice de hacinamiento de presos, junto con El Salvador "que tienen una tasa de ocupación igual" que el SP guatemalteco.

   Dijo que además de la creación de infraestructura, la otra medida que deben impulsar las autoridades del SP y del Ministerio de Gobernación es la instauración de un "sistema alterno" que reduzcan el número de presos en las cárceles.

   Didiek aseveró que alrededor del 50 por ciento de los reos espera sentencia por lo que podrían cumplir arresto domiciliario o también ejercer control sobre los reclusos fuera de prisión con "brazaletes" de seguridad.