Hallan restos de 140 niños sacrificados por la civilización Chimú

Esqueleto
TWITTER
Actualizado 28/04/2018 13:46:50 CET

   LIMA, 27 Abr. (Notimérica) 

   Los restos de 140 niños que fueron sacrificados y sepultados hace poco más de medio siglo fueron presentados este jueves como "evidencias del más grande sacrificio masivo de niños de América y probablemente de la historia mundial", según 'National Geographic'.

   Hace poco más de medio siglo fueron sacrificados y sepultados 140 niños mirando hacia el océano Pacífico que hoy baña las costas del distrito de Huanchaco, al norte de Perú.

   "Personalmente, no lo esperaba. Y creo que nadie más se lo podría haber imaginado", comentó el antropólogo de la Universidad Tulante (Estados Unidos), John Verano.

   Los niños tenían entre 5 y 14 años, y todos presentaban cortes en el esternón y dislocación de las costillas, lo que sugiere que les extrajeron el corazón.

¿CÓMO MURIERON?

   Según detalla la investigación que todavía está en curso, los niños murieron en un único ritual junto a 200 llamas jóvenes. El equipo internacional de científicos conoce que el trágico suceso estuvo en manos de la civilización precolombina Chimú, un imperio que abarcaba un territorio de unos 1.000 kilómetros de largo sobre la costa del Pacífico, aunque todavía se desconoce por qué cometieron este sangriento sacrificio masivo.

HISTORIA

   Los sacrificios humanos fueron una práctica común en civilizaciones de todo el mundo a lo largo de distintas épocas, por lo que el Imperio Chimú no fue una excepción.

   Según recoge 'Publimetro', esta civilización creó "el sistema político más grande e importante de Perú" entre la primera mitad del siglo XV.

   Los investigadores creen que este sacrificio masivo está vinculado a un fenómeno climático que aún azota a la zona: 'El Niño'.

¿POR QUÉ NIÑOS?

   Los cuerpos se encontraron cubiertos por una capa de lodo que cubría la zona generalmente árida. Los investigadores creen que este sacrificio ocurrió durante un periodo de lluvias e inundaciones costeras intensas, tal como sucede con 'El Niño'.

   "La gente sacrifica aquello que considera más preciado", afirmó el profesor de antropología de la Universidad George Mason, Haagen Kalus a 'National Geographic'.

   Los chimú, al ver que el sacrificio de adultos no frenaba las lluvias, pensaron en "un nuevo tipo de víctima", especuló el experto.