La historia de 'El poeta caníbal' de México, el hombre que asesinó e ingirió a su novia

EL POETA CANIBAL
YOUTUBE
Publicado 20/06/2018 10:26:12CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 20 Jun. (Notimérica) -

   El 20 de junio de 1969 nació en Ciudad de México José Luis Calva Zepeda, conocido como 'El Poeta Caníbal', quien fue acusado de delitos de asesinato y canibalismo y hallado muerto en la prisión donde cumplía condena.

   Zepeda fue detenido el 8 de octubre de 2007 en su apartamento de Guerrero, México, donde la Policía encontró el cuerpo desmembrado de su novia Alejandra Galeana. Las autoridades mexicanas le acusaron de canibalismo y de triple homicidio.

   Los agentes llegaron a hallar algunas partes del cuerpo de la mujer en una sartén, lo que dio lugar a la versión de que el asesino se comió los restos de su novia y, por ende, lo bautizaron como 'El caníbal de la Guerrero'.

   El diario mexicano 'Crónica' habló en 2013 con la madre de Alejandra, quien recordó cómo antes de la desaparición de su hija, esta le presentó a Zepeda cuando la invitó a salir.

   Posteriormente, el viernes 5 de octubre del 2007 Alejandra no daba señales ni respondía a las llamadas de sus familiares, por lo que contactaron con Zepeda para tratar de averiguar su paradero. Sin embargo, el 'Caníbal' aseguró que no la había visto. Apenas tres días después, la hija apareció literalmente en la sartén del apartamento del criminal.

   Durante el juicio, Zepeda negó la acusación de canibalismo, aunque sí admitió el asesinato de Alejandra debido a que "iba a dejar de verlo". En la declaración ministerial se estableció que el sujeto "acepta su participación en el evento, narra cómo se comete, acepta haber desmembrado las piezas. Sin embargo, no para consumo sino para deshacerse de ellas".

   

   Pero el escenario del crimen hacía que las autoridades continuaran sospechando de sus prácticas caníbales: el tronco de Galeana Garavito estaba en un armario, partes del cuerpo habían sido puestas en el refrigerador y sobre la mesa todo estaba listo para el banquete.

   "Es altamente probable que estaba experimentando con el sabor de estas piezas que había cortado y frito en la cocina", aseguró el fiscal de homicidios de la procuraduría de Ciudad de México que llevó el caso, Gustavo Salas, tras el primer interrogatorio realizado al acusado.

   "En la sartén se encontraron restos de esta carne y un plato con cubiertos y hasta con un limón que nos hace presumir que las consumió", añadió.

   Durante su detención, Zepeda sufrió una pequeña conmoción cerebral al lanzarse por la ventana y tuvo que ser trasladado al Hospital de Xoco, donde prestó declaración. El 24 de octubre, el detenido ingresó a las instalaciones del Reclusorio Oriente, donde quedó bajo disposición del juez 21 penal, Juan Jesús Chavarría Sánchez, quien le dictó auto de prisión formal.

OTROS CRÍMENES

   A Zepeda se le vinculó otros tres asesinatos más: el de su exnovia Olga Livia, descuartizada y hallada en el Estado de México; el de Verónica Martínez Casarrubia, en Chimaluacán y el de una prostituta sin identificar cuyo cuerpo desmembrado fue encontrado en Tlatelolco (Ciudad de México) en abril del mismo año.

   El horror vivido por la familia Galeana comenzó mucho antes para otra persona: Verónica Martínez Casarrubia. Fue a principios de 2004 cuando la Policía a encontró la cabeza y parte del cuerpo de Véronica en dos cajas en un barrio capitalino. Meses después, fue la prostituta la que fue hallada en condiciones inhumanas.

   

   El 18 de octubre de 2007 salió a la luz un expediente de la Fiscalía, donde detalla la vinculación de Zepeda con el asesinato de Olga Livia, una profesora de inglés de 23 años quién dejó constancia de que la obligó a ver películas pornográficas de zoofilia y a tener relaciones sexuales sadomasoquistas.

CONDENA Y MUERTE

   Zepeda ingresó en prisión el 24 de octubre de 2007 acusado de triple homicidio y de realizar prácticas caníbales. Solo por el asesinato de Alejandra Galeana podía enfrentar hasta 50 años de cárcel. Sin embargó, la condena nunca llegó a ejecutarse.

   El 11 de diciembre, poco después de su entrada al penal donde esperaba el juicio, el 'Hannibal Lecter' mexicano fue hallado muerto en su celda, ahorcado con el cinturón. En un principio, los investigadores sospecharon de un posible suicidio.

   Sin embargo, la hermana del poeta defendió que fue asesinado porque, entre otros motivos, presentaba signos tortura y presunta violación que habría sido efectuada por parte de algunos internos.

   

EL PERFIL DEL CRIMINAL

   José Luis era poeta y escritor de libros de criminología y suspense, además de ser un confeso admirador de Anthony Hopkins por su papel en 'El Silencio de los Corderos'. Estaba escribiendo una nueva novela que no pudo llegar a terminar debido a la actuación policial.

   Los agentes mexicanos encontraron su última creación a medias bajo el título: 'Instintos caníbales o 12 días', con una trama fuertemente marcada por una mezcla de antropofagia, sadomasoquismo y sexualidad.

   Sobre su perfil psicológico, el fiscal de homicidios aseguró que "refleja una inteligencia promedio", que les confesó que "fue sometido a una dura disciplina durante niño" y que sufrió la ausencia de su padre, el cual murió cuando él era pequeño, según su declaración.

   En el pasado "tuvo una relación amorosa con un varón" y en el momento de su último crimen vivía solo tras haber roto con una relación anterior a la de Alejandra, "lo que denota en su perfil que son características de aversión a la soledad", según Salas.

   El funcionario indicó que Calva Zepeda, también aficionado a la brujería y a la pornografía, había sufrido un "cambio significativo de su conducta a propósito del abuso de drogas y de alcohol".

   Por su parte, el criminólogo e investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe) Martin Gabriel Barrón Cruz explicó al diario 'Crónica' que Zepeda contaba con todo el perfil de un psicópata, ya que a través de sus obras literarias --'Instintos Caníbales', 'La Noche Anterior' o 'La espera'-- hace alusión a una maternidad frustrada por su parte.

El investigador detalló que la antropofagia es una práctica común relacionada a los homicidas en serie que después de haber asesinado a sus víctimas proceden a descuartizarlas y devorarlas, como un sustituto del placer sexual, o de una disfunción o frustración del mismo tipo.

   Entre los asesinos caníbales más celebres de la historia contemporánea se tiene el caso de Jack 'El Destripador' quien cometió los homicidios en Londres (Inglaterra) en el año de 1888, aunque la única prueba que se tiene de su afición por la carne humana es una carta que envió a las autoridades, escrita con sangre de su víctima, en la que detallaba la manera de asesinarla, además que también les envió la mitad de uno de los riñones.

Contador