La Iglesia vuelve a jugar un papel decisivo en Nicaragua

Movilizaciones en Managua
REUTERS / JORGE CABRERA
Publicado 25/04/2018 14:57:41CET

   MADRID, 25 Abr. (OTR/PRESS) -

   La Iglesia en Nicaragua volverá a tener un papel importante en el proceso político del país y será la intermediaria del encuentro entre el Gobierno 'sandinista' de Daniel Ortega y el Consejo Superior de la Empresa Privada, COPSEP, la patronal nicaragüense que ha encabezado las protestas junto a miles de estudiantes contra reformas del Ejecutivo.

   El país avanza hacia el diálogo cuando se cumple una semana desde que estallaran las protestas, inicialmente contra una reforma a la Seguridad Social y que han derivado en la exigencia de dimisión del presidente Ortega y de su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.

   Poco después de que se liberara a algunos de los estudiantes detenidos durante las violentas manifestaciones que se iniciaron el miércoles pasado, el presidente ha aceptado la participación de la Conferencia Episcopal después de que la patronal encargara a los obispos explorar un diálogo nacional.

   Nicaragua ha vivido en la última semana las protestas más fuertes contra Ortega en sus quince años de mandato. El origen es una reforma del Instituto Nacional del Seguro Social (INSS) que aumentará las aportaciones de trabajadores y empresarios y pondrá a cotizar a los jubilados.

   La represión policial ejercida durante las protestas ha dejado escenas de auténticas batallas campales en Managua y otras ciudades, con munición real, balas de goma, gases lacrimógenos, cócteles molotov y barricadas incendiadas. Cruz Roja ha confirmado nueve muertos y más de 400 heridos, si bien otras fuentes consultadas por la prensa local hablan de una treintena de fallecidos.

   La indignación social que se ha extendido por todo el país centroamericano ha desembocado en una masiva marcha de miles de nicaragüenses en diferentes ciudades del país reclamando la salida de la pareja presidencial.

   Ortega se ha visto obligado a sucumbir ante la realidad y abrirse a un dialogo con la patronal, antes aliada y ahora en contra de su mandato. En este sentido, la Iglesia puede volver a jugar un papel fundamental en la reconciliación del país.

   "Compartimos plenamente su propuesta de sectores que participarán en el diálogo nacional y agregaríamos otros que consideramos importantes", ha asegurado el mandatario nicaragüense en una carta enviada a la Conferencia Episcopal, según ha recogido el diario local 'El nuevo diario'.

   Ortega ha propuesto que en el diálogo se promueva "la senda de la reconciliación" y ha agradecido a los obispos por abonar al "encuentro y la tolerancia" en Nicaragua.

   "Nuevamente nuestra gratitud, en nombre de las familias nicaragüenses y del gobierno de reconciliación y unidad nacional por participar como mediadores y testigos en estos importantes eventos de Nicaragua", ha sostenido Ortega.

   La Conferencia Episcopal de Nicaragua ha aceptado mediar en el diálogo y ha considerado "esencial e imperativo" que el Gobierno y los nicaragüenses eviten "todo acto de violencia de falta de respeto a la propiedad pública y privada".

   Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha aplaudido la decisión de la Conferencia Episcopal.

   "Nos congratulamos por el anuncia de la Conferencia Episcopal de Nicaragua sobre el comienzo del diálogo convocado por el presidente Ortega. Esperamos que genere resultados para resolver los temas institucionales que afectan al país", ha afirmado Almagro a través de su cuenta en Twitter.

ESTUDIANTES LIBERADOS DESCALZOS

   La COSEP había rechazado cualquier acercamiento hasta que no se cumpliera con tres condiciones: el fin de la represión a los manifestantes, la liberación de los detenidos y el respeto a la libertad de prensa.

   El martes, el presidente daba pasos para plegarse a las demandas y se liberaba a algunos estudiantes encarcelados durante las manifestaciones.

   Poco después, el Canal 100%, cuya emisión fue suspendida al inicio de las protestas, ha recuperado la señal a nivel nacional. "!Gracias a Dios y gracias a mi pueblo estamos de regreso y más fortalecidos que nunca"!, ha dicho su director, Miguel Mora.

   El periódico nicaragüense 'La Prensa' ha informado de que los jóvenes que estaban detenidos en la cárcel Modelo de Tipitapa, ubicada en el departamento de Managua, han sido liberados descalzos en una carretera para que recorrieran a pie los 18 kilómetros que les separaban de la ciudad de Managua.

   De acuerdo con el rotativo local, algunos vecinos que han visto las condiciones en las que estaban han dado calzado a los alumnos universitarios.

   "Fueron tres horas de tortura, golpes, patadas... Hicieron filas para patearnos", ha contado uno de los liberados sobre el asalto de la Policía y de las juventudes 'sandinistas' a los campus universitarios de la capital nicaragüense. "Ya aguanté todo lo que tenía que aguantar", ha dicho, asegurando que volverá a las protestas.

   Mora ha aprovechado sus primeras declaraciones para reclamar un verdadero diálogo nacional y lanzar una advertencia: "Ya no más. O cambian o los cambiamos. Vayan poniendo sus barbas en remojo. Ya no tenemos miedo".

   Y es que cada vez hay más voces que se suman a las de los manifestantes. El martes, el Consejo en Defensa de la Tierra, la mayor organización campesina de Nicaragua, ha emitido un comunicado convocando a sus bases a una huelga general hasta que el Ejecutivo ceda a las demandas planteadas.

   Con la paralización del decreto que daba luz verde a la reforma de la Seguridad Social, la liberación de algunos estudiantes y la vuelta del canal 100%, el Gobierno 'sandinista' avanza para sentarse en una mesa de negociaciones junto a la patronal.

   "Esto no (solo) es el INSS, es un montón de cosas que han hecho que la gente despierte y creo que es el momento de que todos nos pongamos a trabajar por Nicaragua para que sea un país viable para todos", ha apuntado, por su parte, el presidente del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), Mario Amador, a 'La Prensa'.

   Desde Naciones Unidas, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos denunció el martes que existen informaciones "creíbles" sobre la muerte de al menos 25 personas en el marco de las protestas de la última semana en Nicaragua y ha reclamado una investigación "rápida, completa, independiente y transparente" para aclarar unos fallecimientos que, en algunos casos, "podrían equivaler a ejecuciones extrajudiciales".