Los incas, pioneros en perfeccionar la cirugía por trepanación

Antiguos cráneos con evidencia de trepanación
UNIVERSITY OF MIAMI
Publicado 11/06/2018 11:01:00CET

   MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La trepanación se practicaba tan expertamente en el antiguo Perú que la tasa de supervivencia durante el Imperio Inca fue el doble que la de la guerra civil estadounidense, tres siglos más tarde.

   "Todavía hay muchas incógnitas sobre el procedimiento y las personas a las que se realizó la trepanación, pero los resultados durante la guerra civil fueron tristes en comparación con los tiempos incas", dijo David S. Kushner, un neurólogo y profesor de la Universidad de Miami que ha ayudado a decenas de pacientes a recuperarse de la traumática lesiones cerebrales y cirugías craneales.

   "En tiempos de los incas, la tasa de mortalidad estaba entre el 17 y el 25 por ciento, y durante la guerra civil, era entre el 46 y el 56 por ciento. La pregunta es cómo los antiguos cirujanos peruanos tuvieron resultados que superaron con creces los de cirujanos durante la guerra civil americana?", dijo en un comunicado.

   En su estudio publicado en la edición de junio de World Neurosurgery, Kushner y sus coautores-antropólogos John W. Summer, una autoridad mundial en la trepanación peruana en la Universidad de Tulane, y su ex estudiante graduada, Anne R. Titelbaum, ahora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona, solo pueden especular sobre la respuesta.

   Pero la higiene, o más precisamente la falta de ella durante la guerra civil, puede haber contribuido a las tasas de mortalidad más altas en el período posterior. Según el estudio, que se basó en la extensa investigación sobre trepanación durante un período de casi 2.000 años en Perú y una revisión de la literatura científica sobre trepanación en todo el mundo, los cirujanos de la Guerra Civil a menudo usaron herramientas médicas no esterilizadas y sus dedos descubiertos para sondear las heridas craneales o romper los coágulos de sangre.

   "Si había una abertura en el cráneo, metían un dedo dentro de la herida buscando coágulos y fragmentos de hueso", dijo Kushner, y agregó que casi todos los soldados de la Guerra Civil con heridas de bala sufrieron posteriormente una infección. "No sabemos cómo los antiguos peruanos previnieron la infección, pero parece que hicieron un buen trabajo. Tampoco sabemos qué usaron como anestesia, pero debido a que hubo tantas (cirugías craneales) deben haber usado algo- posiblemente hojas de coca. Tal vez había algo más, tal vez una bebida fermentada. No hay registros escritos, así que simplemente no lo sabemos".

   Cualesquiera que sean sus métodos, los antiguos peruanos tenían mucha práctica. Se han encontrado más de 800 cráneos prehistóricos con evidencia de trepanación --al menos una y hasta siete agujeros reveladores-- en las regiones costeras y las tierras altas andinas del Perú, de las que la más antigua data de alrededor de 400 aC. Eso es más que el número total combinado de calaveras trepanadas prehistóricas que se encuentran en el resto del mundo.

   Los investigadores midieron la supervivencia al clasificar el grado de remodelación ósea alrededor de los agujeros, lo que indica cicatrización. Si no había evidencia de curación, los investigadores asumieron que el paciente murió durante o unos días después de la cirugía. Si los márgenes de las aberturas de trepanación mostraron una remodelación extensa, consideraron que la operación fue exitosa y el paciente de larga vida.

   Esas clasificaciones muestran cómo los antiguos peruanos refinaron significativamente sus técnicas de trepanación a lo largo de los siglos. Aprendieron, por ejemplo, a no perforar la membrana protectora que rodea el cerebro, una guía que Hipócrates codificó en la Grecia antigua aproximadamente al mismo tiempo, siglo V a. C., cuando se cree que el trepanado comenzó en el antiguo Perú.

   Las tasas de supervivencia a largo plazo de tales "cirugías superficiales" en el Perú durante esos primeros años, de alrededor de 400 a 200 aC, resultaron ser peores que las de la Guerra Civil, cuando casi la mitad de los pacientes murió. Pero, de 1000 a 1400 a.D., las tasas de supervivencia mejoraron dramáticamente, hasta un 91 por ciento en algunas muestras, a un promedio de 75 a 83 por ciento durante el período inca, mostró el estudio.

Contador