El insólito caso de Alejandro Ramos, el buzo peruano cuyo cuerpo se deformó por una posible descompresión

Buzo peruano deformación
YOUTUBE
Actualizado 22/02/2018 11:33:52 CET

   LIMA, 21 Feb. (Notimérica) -

   Un ciudadano peruano padece una malformación insólita en sus hombros y sus brazos que podría ser consecuencia de su trabajo como buzo mariscador en la ciudad pesquera de Pisco.

   Alejandro Ramos, alias Willy, tiene desde hace cuatro años unos biceps de 62 y 72 centímetros cada uno, acompañados por sus pectorales, también hinchados. Además, de cada codo emerge un bulto y de éste nace otro más grande que se funde con sus hombros, según informa 'BBC Mundo'.

   El tratamiento médico que está recibiendo se mueve en parte a ciegas porque aún no ha logrado establecer un diagnóstico preciso sobre su problema. Sin embargo, las primeras hipótesis apuntan a que lo que deforma su cuerpo son tumores de grasa generados desde la hipodermis, la capa más baja de la piel, relata el médico subacuático del Centro Médico Naval, Raúl Alejandro Aguado, .

   "Si es así, podria ser una enfermedad congénita que no se había manifestado hasta, coincidentemente, el accidente", señala Aguado.

   El suceso al que se refiere el médico es la causa a la que Willy atribuye su deformación. Sostiene que el origen está en una mala descompresión realizada en 2013 mientras trabajaba como buceador recolector de mejilones.

   En el momento en que estaba bajo el agua, un imprevisto hizo que se quedara sin el suministro de oxígeno y tuviera que emerger 36 metros de golpe, una acción muy peligrosa debido a la acumulación de nitrógeno en el sistema circulatorio del cuerpo y que puede desembocar en una embolia.

   Tras haber subido esos 36 metros muy rápido y no haber completado la maniobra de emergencia, consistente en repetir el descenso y realizar la descompresión correctamente, regresó a tierra "hinchado como un camote" según sus palabras.

   El trabajo de los buzos mariscadores en las costas de Pisco está caracterizado por la precariedad, debido a que el oxígeno que reciben mientras recolectan los mejillones es suministrado por una manguera desde un barco en la superficie. Este sistema fue lo que desencadenó que Willy se quedara sin oxígeno y que acabara con una deformación de carácter insólito y que los médicos no logran descifrar.