Un joven nicaragüense cuenta su experiencia secuestrado en una cárcel clandestina de Managua

Protestas en Nicaragua
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Publicado 23/07/2018 15:02:35CET

   MANAGUA, 23 Jul. (Notimérica) -

   El estudiante nicaragüense de 25 años Marcos Novoa, fue capturado por parte de un grupo paramilitar afín al orteguismo el pasado 24 de mayo y permaneció en cautiverio durante ocho días en una cárcel clandestina de Managua. El 1 de junio apareció cerca de una rotonda de la ciudad y desde entonces se trasladó de inmediato a Miami (Estados Unidos) con su familia para buscar refugio y desde donde relata ahora su experiencia.

   El joven fue capturado cuando se trasladaba a casa de un amigo, después fue dirigido a las afueras de Managua encapuchado y allí no dejó de recibir torturas y vejaciones, le amenazaron con quemarlo y matarlo e incluso fue sodomizado con un mortero.

   "Me chucearon con electricidad. Me dieron en el estómago varias veces, me dieron en los testículos" ha declarado Novoa, que también ha contado que "jugaron" con él a la ruleta rusa: "cada vez que le daba clic me asustaba, yo pensaba que iba a morir" relató el joven en una entrevista a Telemundo.

   

   Novoa ha señalado que a lo largo de la semana le obligaron a grabar vídeos para culpar a los estudiantes y a los diferentes sectores de la sociedad civil de la violencia que sufre el país.

   Asimismo, le obligaron a que trazara un mapa de la Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAM-Managua) y de la Universidad Politécnica (UPOLI) y que brindara la información que tuviera acerca de los jóvenes que se encontraban atrincherados. Él asegura que todos los datos que aportó fueron falsos y obtenidos bajo tortura.

   Novoa ha sido el primer y único joven nicaragüense hasta la fecha, que ha denunciado públicamente la existencia de una cárcel clandestina y que ha relatado las torturas que ha sufrido. "Yo ya no le temo a la muerte, me quitaron mi dignidad, mi humanidad, pero mi corazón está más fuerte que antes" afirmó el estudiante que considera que su misión es contar su historia y ser la voz de aquellos que hayan sufrido la misma situación.