"Joyas de leche", la extraña moda que llega a Argentina

Joya
YOUTUBE
Publicado 11/05/2018 22:55:26CET

   BUENOS AIRES, 11 May. (Notimérica) -

   Aros, pulseras o anillos, entre otros, son las joyas que se están poniendo de moda en Argentina. Sin embargo, su fama no se debe a la tradición material de estos objetivos, sino que su fabricación se encuentra realizada con material genético auténtico y leche materna.

   Las "joyas de leche" se ha vuelto una tendencia en crecimiento en Argentina y en varios países iberoamericanos, su impronta viene desde el exterior (nacieron en los Estados Unidos cerca del año 2000) y florece con las nuevas modas locales de crianza respetuosa y lactancia a demanda.

   Su nombre genérico agrupa una variedad amplia de material con ADN: pelo de bebé, cordón umbilical, cenizas de un ser querido fallecido, placenta y leche materna (por separado o combinados).

   "Empecé a hacer estas joyas hace un poquito más de un año, observé modelos de joyas de leche en otros países (en Estados Unidos y Europa están muy de moda). Investigué, me metí muy a fondo, hice pruebas. Yo estaba dando la teta y estaba fascinada con tener un recuerdo tan precioso, algo tangible de esta etapa maravillosa que es la lactancia", ha contado la artesana y creadora de la marca Joyas para el alma Milena Smirh para el diario 'Clarín'.

¿CÓMO SE FABRICAN?

   "Antes se guardaban muchos de estos recuerdos de forma casera. En el caso de las joyas de leche, esta es sometida a un proceso de esterilización y conservación para transformarla en una gema sólida, con mucho amor, dedicación, cuidado y respeto", ha indicado una de las fabricantes de estos objetos Morena De Lisi.

   Según la experta, la fase de "secado, pulido y finalización de la gema dura entre tres y diez días (dependiendo del modelo elegido)". La joya queda prácticamente como "una piedra de color natural de la muestra o con colores agregados, brillos, etc.", ha añadido.

   

   Por ejemplo, para poder realizar una pulsera es necesario como mínimo entre 15 y 40 mililitros de leche materna. La confección demora aproximadamente un mes y se realiza con engarces de plata 95 y, en algunos casos, oro, depende de la demanda.

   Por otro lado, no solamente se pueden realizar joyas sino que también con los pelos y cenizas de los animales se pueden utilizar para hacer diseños con huellas y corazones.