La justicia mexicana hace historia al condenar por primera vez a dos militares por tortura y violación

Valentina Rosendo Cantú
YOUTUBE
Publicado 20/06/2018 19:40:16CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 20 Jun. (Notimérica) -

   La justicia mexicana ha hecho historia al condenar por primera vez a dos militares por tortura y violación. El juzgado Séptimo de Distrito en el estado de Guerrero condenado a 19 años, cinco meses y un día de cárcel a dos militares que violaron a Valentina Rosendo Cantú en la comunidad de Caxitepec (Guerrero) el 16 de febrero de 2002, cuando ella era una adolescente.

   "El Gobierno nunca me creyó, nunca me hizo caso. Desde el principio todos los funcionarios siempre se burlaban de mí, desde que puse mi denuncia el agente del Ministerio Público nunca me ayudó. Hoy puedo demostrar que siempre dije la verdad y aquí estoy", ha contado Cantú durante una rueda de prensa.

   Ha añadido que "los militares que agreden a las mujeres nunca se han castigado" y ha destacado que la importancia de esta sentencia se encuentra en que "va a servir para la lucha de otras mujeres, para que tengan esperanza, como las compañeras de Atenco".

   El abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña 'Tlachnollan', Vidulfo Rosales, ha señalado que la sentencia supone un precedente porque "incorpora elementos fundamentales, como considerar la violación sexual como tortura, además de otorgarle un fuerte valor probatorio a la declaración de Valentina" y ha apelado a posibles defectos de la reciente Ley de Seguridad Interior.

   Para la exalta comisionada de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Louise Albour, el caso de Valentina "es un caso donde se utilizaron fuerzas armadas antes de que se decidiera enviar fuerzas armadas en tareas de seguridad en 2006 de manera más amplia en el estado de Guerrero, que tiene trayectoria muy larga desde las décadas de la mal llamada Guerra Sucia, que también permanece en la impunidad".

   El representante en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Jan Jarab, ha añadido que el caso de Valentina "debería estar en el centro de las consideraciones en la discusión pública sobre cómo debe cambiar el modelo de seguridad para México".

   Jarab ha afirmado que tanto el caso de esta joven como otros más deberían ser considerados "como un fenómeno mucho más amplio y en el contexto de la impunidad ya mencionada, que es algo que no debe ocurrir".

Contador