Una manifestación xenófoba en Costa Rica acaba con 44 detenidos tras ataques y agresiones a nicaragüenses

An activist gives instructions for Nicaraguan refugees fleeing their country due
REUTERS / JUAN CARLOS ULATE
Actualizado 20/08/2018 8:26:47 CET

   SAN JOSÉ, 19 Ago. (Notimérica) 

   La llegada de inmigrantes nicaragüenses se ha incrementado en los últimos meses en Costa Rica, donde este sábado cientos de costarricenses han protagonizado una manifestación xenófoba en el centro de la capital, San José, que se ha saldado con casi medio centenar de detenidos.

   El país centroamericano, que presume de ser uno de los más estables y pacíficos de Centroamérica, ha visto cómo este sábado las calles de San José se llenaban de cánticos y agresiones físicas, decomiso de bombas caseras y cuchillos, y la detención de 44 personas, según ha indicado el Ministerio de Seguridad Pública en una información recogida por 'El País'.

   La manifestación, convocada a través de redes sociales, tuvo mayor presencia en las proximidades del parque metropolitano conocido como La Merced, lugar de reunión de muchos nicaragüenses llegados a Costa Rica. En el lugar, los nicaragüenses han sido increpados e insultados con gritos como "fuera, nicas" o "asaltantes", recogen la citada fuente.

   En un momento dado de los hechos se cometieron agresiones físicas aleatorias contra nicaragüenses, por lo que las autoridades se vieron en la obligación de intervenir y detener hasta 44 personas, seis de ellas nicaragüenses, ha indicado el ministro de Seguridad, Michael Soto.

   Además, en la manifestación se encontraron 13 armas blancas, un bate de béisbol y ocho bombas caseras 'molotov'. Varios de los detenidos, entre los que hay algunos con antecedentes y pertenecientes a grupos radicales como las barras bravas, llevaban esvásticas en la ropa o en sus cuerpos, ha informado Soto.

   "Los detenidos a raíz de estos lamentables hechos de violencia están acusados de provocar daños a las unidades policiales, agresiones contra varias personas y posesión de armas", ha señalado el ministro, que ha lamentado que "los costarricenses no somos así".