María Juliana Ruiz y Verónica Alcocer, ¿quién será la primera dama de Colombia?

CASA DE NARIÑO
FLICKR
     
Actualizado 05/06/2018 11:43:48 CET

   MADRID, 5 Jun. (Notimérica) - -

   El próximo día 17 de junio se celebrará la segunda vuelta de los comicios presidenciales de Colombia. Los dos candidatos vencedores en la primera vuelta fueron el uribista Iván Duque y el izquierdista Gustavo Petro, dos opciones políticas totalmente opuestas.

   Debido precisamente a la polaridad entre ambos, las previsiones no son del todo fiables. Si bien Duque ganó porcentualmente en la primera vuelta, el amplio espectro de ciudadanos de centro-izquierda que votaron por candidatos como Humberto de la Calle o Sergio Fajardo podrían decantarse finalmente por Petro.

   Asimismo, se valora la posibilidad de que los indecisos o aquellos que no estén convencidos por ninguna de las dos opciones se decanten finalmente por el voto en blanco, en cuyo caso la situación debería de analizarse por otros frentes.

   Lo que sí se prevé como algo claro es que la residencia oficial de la Presidencia de Colombia, la Casa de Nariño, tendrá nuevos inquilinos, y sea quien sea el ganador, llevará consigo a la vivienda a su familia y, en esta ocasión, junto a la que será la primera dama del país.

   Durante la campaña electoral, incluso en la noche en que salieron los resultados que clasificaron a Duque y Petro en la segunda vuelta, se ha podido ver a ambas acompañando a sus esposos y ejerciendo diversas labores y actividades. ¿Quiénes son ellas? Se trata de María Juliana Ruiz y Verónica Alcocer.

MARÍA JULIANA RUIZ 'MAJU', ESPOSA DE IVÁN DUQUE

REUTERS

   Tal y como describen medios de comunicación locales, María Juliana Ruiz, conocida entre los suyos como 'Maju', es una mujer inteligente y familiar, apasionada del baile y con mucho interés por la poesía. Con una gran carrera en la Organización de Estados Americanos (OEA), dejó su puesto cuando su marido, Iván Duque, decidió postularse como Senador de la República. "Estoy convencida de sus capacidades, y por eso lo apoyé", dice a 'El Tiempo' cuando relata cómo fue el regreso a Colombia tras años viviendo en Estados Unidos.

   Estudió en el colegio Marymount de Bogotá durante 13 años. Por aquellos años participó en diferentes equipos de la escuela, como el del voleibol, y formó parte del grupo de teatro y de las 'cheerleader', tal y como contó en la entrevista al citado medio. Según ella misma indica en dicho texto, siempre fue buena estudiante en el ámbito de las humanidades, pero "sufrí con matemáticas y todos sus derivados". Asimismo, asegura que fue una joven "muy inquieta", algo que "me trajo algunos inconvenientes de disciplina en el colegio".

REUTERS

   Tras graduarse como abogada de la Universidad Javeriana, se desplazó a Paris a estudiar al Institut Catholique. Al mismo tiempo, "trabajaba en un restaurante, era 'au pair' (niñera) de una familia con 4 hijos. Dicté clases de salsa en un barco y fui 'host' de algunos eventos de ópera...", dice. Fue después de ese tiempo cuando la relación con el actual candidato presidencial se afianzó: "Estando en París, viajo a Washington para ver opciones de postgrado en las universidades de allí, donde Iván ya reside hace unos meses. Cuando yo llego nos reencontramos, y él me dice: 'De aquí ya no te vas'", cuenta María Juliana a 'El Tiempo'.

   Pero la relación entre ambos ya tenía una historia previa: "La primera vez que fuimos novios fue cuando yo tenía 15 años. Después de bailar y hablar por horas en una fiesta de un amigo, llegué a mi casa y le dije a mi mamá: 'Conocí al papá de mis hijos'", relata. "Desde ese momento hasta que nos casamos pasamos por bastantes etapas de amor y desamor. Fuimos amigos, novios, 'enemigos', casi-novios, en fin. Realmente estuvimos más tiempo separados que como novios. Iván siempre estuvo presente para mí. Me enamoró su modo especial de encantar y seducir con inteligencia y buen humor. Además, es un churro, y debo reconocer que hizo una tremenda labor de conquista", cuenta.

REUTERS

   Estando en Washington, la pareja decidió casarse y "fue en esta ciudad donde construimos nuestro hogar y donde nacieron nuestros tres hijos".

   Actualmente, Ruiz es secretaria general de una clínica de alta complejidad, pero de llegar a ser primera dama a 'Maju' le "gustaría apoyar algunos de los proyectos de Iván en temas de educación, cultura e innovación, especialmente en niños", lo que permitirá que se de un avance "en la formación de personas más creativas y comprometidas con nuestra sociedad. Apartados de vicios y violencia".

VERÓNICA ALCOCER GARCÍA, ESPOSA DE GUSTAVO PETRO

REUTERS

   Verónica Alcocer García, de familia y educación conservadora, no se imaginaba a los 15 años, cuando planeaba convertirse en monja, que podría acabar ostentando el puesto a primera dama de Colombia. Estudiante del colegio religioso de Nuestra Señora de las Mercedes e hija de un reputado y muy conservador abogado de Sincelejo, reconoce en una entrevista a 'Kien y Ke' que es una mujer mimada y que solo desde noveno fue una buena estudiante.

   En la universidad, cuando Alcocer estudiaba Derecho, se quedó embarazada de su entonces pareja. "Fue una relación formal; quedé embarazada y resolví tenerlo, pero no seguir con él. Asumí la responsabilidad de ser madre soltera. Una decisión personal que, sin duda, fue muy fuerte para mi casa, tan conservadora", dice a 'El Tiempo'. Este también indica que ante la noticia el padre de la joven sufrió una úlcera y que en un principio ni el mismo obispo fue capaz de convencerlo de que no era un tema tan grave.

   Estando al margen del activismo político, y asegurando que nunca fue ni de derecha ni de izquierda, con 22 años Verónica Alcocer (que ya era madre de Nicolás, hoy de 20 años, y había tenido que dejar de lado sus estudios de Derecho) organizó una conferencia cuando trabaja con la Corporación Universitaria del Caribe a la que asistió Gustavo Petro --integrante del M-19 y miembro de la Dirección de la Región Central de esta guerrilla--.

REUTERS

   "Gustavo es muy serio y nunca lanza piropos. Pero ese día, cuando me vio, escuché que dijo: "qué mujer tan hermosa". Quedamos flechados. A mí me enamoró su inteligencia y su claridad. Y a él, tú sabes, los hombres se enamoran por los ojos, aunque le dijo a mi mamá que se enamoró de mi inteligencia", indica Verónica en la publicación. A partir de ese día tuvieron cuatro citas más y, a la quinta, se llevó a cabo la presentación oficial de Petro a los padres de ella.

   Según cuenta, fueron los vinos los que hicieron que su padre obviara el pasado guerrillero de Petro y diera el visto bueno al ahora candidato. Así, se casaron en una ceremonia civil el 17 de diciembre de 2000, la cual tuvo lugar en una casa de campo y ella lució un vestido blanco. A partir de ese momento, se conjugó una familia en la que Nicolás pasó a ser un hijo más de Petro, quien ya tenía tres hijos, y a los que se unirían después Sofía y Antonella.

   "Somos muchos, pero es como si fuéramos uno solo. Yo me he encargado de que eso sea así, soy la que tiende puentes entre nosotros para crear una relación familiar e interpersonal más fuerte. Los hijos de Gustavo son míos también", indicó a 'El Tiempo'. De hecho, dice que se siente "cuasiabuela" pues Andrea Petro, hija de Gustavo Petro, tiene una hija llamada Luna.

   Apasionada de la música, toca el piano y, como indica en una entrevista a 'El Tiempo': "Toda la vida me ha gustado el tema de las artes. Me cuentan que yo era el centro de atracción en todo lado porque recitaba poemas y me subía a las mesas a cantar. Viví mucho entre adultos, mi círculo de familia en realidad; tengo casi 50 primos. Me encantaban las reuniones de mis tíos y participar en ellas. Escuchaba son cubano".