Miles de comercios secundan el "paro cívico" en Nicaragua para aumentar la presión sobre Ortega

Manifestación contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega
REUTERS / JORGE CABRERA
Publicado 14/06/2018 23:24:09CET

   MANAGUA, 14 Jun. (Reuters/EP) -

   Miles de comercios de todo Nicaragua han secundado el "paro cívico" convocado para este jueves con el propósito de aumentar la presión sobre el presidente, Daniel Ortega, para acceda a la "democratización" del país en el marco del diálogo nacional con el que pretende sofocar las peores protestas que ha vivido en sus quince años de mandato.

   Reporteros de Reuters han podido comprobar que las principales ciudades de la nación centroamericana han amanecido prácticamente desiertas por el cierre de comercios y empresas. "Miren, esto es un desierto", ha dicho enfadado el vendedor ambulante Juan José Murillo desde el mercado de Huembes, en Managua.

   Destaca la presencia policial de agentes fuertemente armados en los puntos más importantes de Managua, si bien por ahora no se ha registrado ningún incidente.

   La Alianza Cívica por la Justicia y la Democrática, que aglutina a la oposición a Ortega, pidió "cesar las actividades" durante 24 horas para "apoyar el diálogo nacional mediado por la Conferencia Episcopal y demandar el cese inmediato de la violencia y la represión".

   Las protestas comenzaron el pasado 18 de abril con la reforma de la seguridad social como detonante pero rápidamente se extendieron hasta exigir la "democratización" del país. Ortega ofreció un diálogo nacional que se ha suspendido en varias ocasiones por la falta de avances. Está previsto que se retome el viernes.

   Entretanto, los enfrentamientos entre manifestantes y policías, así como con grupos de civiles armados afines al Gobierno ha continuado. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la ONU han pedido al Gobierno que ponga fin a la represión de las protestas pacíficas como primer paso hacia un "diálogo genuino".

   Unas 150 personas han muerto en estos dos meses de protestas, que representan el mayor desafío para Ortega. La CIDH, que en mayo envió un grupo de expertos a Nicaragua, ha denunciado graves violaciones de los Derechos Humanos por parte de la Policía y los grupos paramilitares y ha pedido una investigación internacional al respecto.