Misterioso incremento de un agente destructor de la capa de ozono

Medición de sustancias con globo en el polo sur
NOAA
Publicado 17/05/2018 13:32:22CET

   MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

   Las emisiones de una de las sustancias químicas más responsables del agujero de ozono antártico van en aumento, pese al tratado internacional que requirió el fin de su producción en 2010.

   Según muestra un nuevo estudio de NOAA --la agencia estadounidense del clima--, el triclorofluorometano, o CFC-11, es el segundo gas más abundante que agota la capa de ozono en la atmósfera y un miembro de la familia de sustancias químicas más responsables del agujero gigante en la capa de ozono que se forma sobre la Antártida cada septiembre. Una vez utilizado ampliamente como agente espumante, la producción de CFC-11 fue eliminada por el Protocolo de Montreal en 2010.

   El nuevo estudio, publicado en Nature, documenta un aumento inesperado en las emisiones de este gas, probablemente a partir de una nueva producción no declarada.

   "Estamos levantando una bandera a la comunidad global para decir: 'Esto es lo que está sucediendo, y nos está alejando de la oportuna recuperación del agotamiento de la capa de ozono'", dijo el científico de la NOAA Stephen Montzka, autor principal del artículo, que coautores del CIRES, el Reino Unido y los Países Bajos. "Se necesita más trabajo para descubrir exactamente por qué las emisiones de CFC-11 están aumentando y si se puede hacer algo al respecto pronto".

   Los CFC alguna vez fueron ampliamente utilizados en la fabricación de aerosoles, como agentes de soplado para espumas y materiales de embalaje, como disolventes y como refrigerantes. Aunque la producción de CFC fue eliminada por el Protocolo de Montreal, actualmente existe una gran reserva de CFC-11 contenida principalmente en el aislamiento de espuma en los edificios y en los aparatos fabricados antes de mediados de la década de los noventa. Una menor cantidad de CFC-11 también existe hoy en los refrigeradores.

   Debido a que el CFC-11 todavía representa una cuarta parte del cloro presente en la estratosfera actual, las expectativas de que el agujero de la capa de ozono cicatrice a mediados de siglo dependen de una disminución acelerada del CFC-11 en la atmósfera a medida que disminuyen sus emisiones, lo que debería ocurrir sin una nueva producción de CFC-11.

   A pesar del aumento en las emisiones de CFC-11, su concentración en la atmósfera continúa disminuyendo, pero solo aproximadamente la mitad de la disminución observada hace unos años, y a un ritmo considerablemente más lento de lo esperado. Esto significa que la concentración total de químicos que agotan la capa de ozono, en general, sigue disminuyendo en la atmósfera. Sin embargo, esa disminución es significativamente más lenta de lo que sería sin las nuevas emisiones de CFC.

   Las mediciones precisas de las concentraciones atmosféricas globales de CFC-11 realizadas por científicos de NOAA y CIRES en 12 sitios remotos de todo el mundo muestran que las concentraciones de CFC-11 disminuyeron a un ritmo acelerado antes de 2002, como se esperaba. Luego, sorprendentemente, la tasa de disminución apenas cambió en la década siguiente. Aún más inesperado fue que la tasa de disminución se redujo en un 50 por ciento después de 2012.

   Después de considerar una serie de posibles causas, Montzka y sus colegas concluyeron que las emisiones de CFC deben haber aumentado después de 2012. Esta conclusión fue confirmada por otros cambios registrados en las mediciones de NOAA durante el mismo período, como una diferencia cada vez mayor entre las concentraciones de CFC-11 en los hemisferios norte y sur, evidencia de que la nueva fuente estaba en algún lugar al norte del ecuador.

   Las mediciones de Hawai indican que las fuentes del aumento de las emisiones son probables en el este de Asia. Se necesita más trabajo para reducir las ubicaciones de estas nuevas emisiones, dijo Montzka.