La mitad uruguayos fumadores de marihuana compran en el mercado negro

People participate in the so-called "Last demonstration with illegal marijuana"
REUTERS / ANDRES STAPFF
Actualizado 19/04/2018 11:15:42 CET

   MONTEVIDEO, 18 Abr. (Notimérica) 

   El secretario general de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay (JND), Diego Olivera, explicó que el 50 por ciento de los consumidores de marihuana del país siguen acudiendo al narcotráfico para obtenerla en lugar de utilizar el mercado legal y regulado.

   El secretario explicó, en declaraciones al programa 'En Perspectiva' de la emisora 'Radio Mundo', que considerando el desafío que suponen este tipo de políticas públicas "totalmente innovadoras" el que se avance de forma progresiva pero constante y segura "nos satisface".

   Este programa decidió entrevistar a Olivera después de que el 16 de abril sostuviera ante la Comisión Especial de Adicciones de la Cámara de Diputados que la mitad del mercado estimado de consumidores de cannabis en Uruguay se encontraría cubierto por la oferta legal.

   Para Olivera, la forma de hacer que esta cuota de mercado de la marihuana regulada siga aumentando es aumentar en todo el país el número de farmacias que poseen licencias para vender este tipo de productos. Según apuntó el propio Olivera, en estos momentos, dos farmacias nuevas van a abrir sus puertas en la capital y existe la posibilidad de que otras seis, que también están interesadas en el negocio, comiencen a vender cannabis en un corto periodo de tiempo.

   Actualmente sólo existen 12 farmacias que pueden vender marihuana en todo el país. Al principio, cuando comenzó la venta legal de cannabis en el país, en verano de 2017, habían 16 establecimientos que estaban registrados para comerciar con esta sustancia, cuatro en Montevideo y el resto repartidas por el país, sólo seis departamentos no contaban con ningún punto de venta de marihuana regulada.

   La reducción en el número de farmacias registradas para esta actividad se debe a que varias de ellas decidieron dejar de vender este producto ya que los bancos les impusieron un gran número de condiciones para trabajar con ellas debido a la regulación internacional que les prohíbe aceptar dinero que proceda de la venta de drogas.

   La ley para la regulación del cannabis en Uruguay, aprobada en 2013, autorizó la plantación y el procesamiento de marihuana por parte de particulares y por parte del Estado. Además, la ley estableció tres vías legales para obtener esta sustancia con fines recreativos, el cultivo doméstico, los clubes sociales y las farmacias registradas.