Monóxido de carbono, el asesino silencioso de Iberoamérica

Intoxicación por monóxido de carbono
GETTY - Archivo
Actualizado 20/06/2018 11:16:49 CET

   MADRID, 19 Jun. (Notimérica) 

   Argentina quedó conmocionada este lunes con el fallecimiento de la esposa y uno de los hijos del senador Luis Naidenoff, quienes murieron intoxicados por monóxido de carbono (CO). Del mismo modo, dos días antes la periodista y modelo argentina Lucia Trotz, fue encontrada muerta en la casa de un hermano por la misma causa.

   El CO se cobra cientos de vidas cada año en Iberoamérica, principalmente en la estación de invierno, cuando este asesino silencioso aparece en pleno apogeo.

   Estas muertes en Argentina se han convertido en una triste estadística que en 2017 se cobró la vida de unas 200 personas de 976 casos de intoxicación. En este año, cuando aún no ha llegado el invierno ya se confirmaron 63 casos de intoxicación por el mismo cuadro, según cifras del ministerio de Salud citadas por el diario argentino 'Clarín'.

   "En invierno el frío hace que nos encerremos y esto genera una trampa perfecta, donde quedamos expuestos a esta arma tan peligrosa", señaló para la agencia 'Sputnik' el jefe del Departamento de Toxicología del ministerio de Salud en la ciudad argentina de Mendoza Sergio Saracco.

   "En verano siempre nos olvidamos de estas intoxicaciones porque todo está muy ventilado y producto del calor siempre hay mucha circulación de aire, de ahí que estas sean totalmente prevenibles si existe la ventilación", alertó Saracco.

   El CO es un gas que inodoro e incoloro que no produce irritaciones en las mucosas por lo que es muy difícil identificar. Se dispersa fácilmente y la mortalidad está relacionada con la combustión de sustancias orgánicas para la calefacción como la leña, o por la instalación defectuosa de artefactos de gas ubicados en ambientes cerrados.

   Después de ser inhalado pasa sin dificultad a la sangre y allí queda unido a los glóbulos rojos que circulan en todo el fluido sanguíneo y son los responsables de llevar el oxígeno a cada uno de los tejidos, pero cuando inhalamos CO se desplaza la posibilidad del transporte de oxígeno.

   Aunque la muerte es el peor de los presagios por la inhalación de este CO, también se pueden producir graves daños neurológicos en las personas.

   En Chile el mismo 16 de junio fallecieron tres personas intoxicadas con CO al interior de una pensión en la comuna en la región de Biobío al centro del país. Dos hombres y una mujer de nacionalidad haitiana, habían utilizado un brasero para calentarse y esto les costó la vida, según constató el personal de emergencia, refiere el sitio 24 horas.

   A nivel mundial el CO constituye la principal causa por envenenamiento para todas las edades y en países como México se ha reportado como la principal causa de muerte accidental.