¿Necesita América Latina recordar el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial?

 

¿Necesita América Latina recordar el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial?

A child dressed as a Native American stands outside of a church, as he takes par
OSWALDO RIVAS / REUTERS
 
Actualizado 21/03/2017 8:50:25 CET

   MADRID, 21 Mar. (Notimérica) -

   La diversidad cultural y racial de la región de América Latina hace de ésta un territorio de gran riqueza, pero también deja constancia de la existencia de una serie de problemáticas de tipo social. En el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, Latinoamérica no solo debe recordar a su población indígena, mayoritariamente marginada y excluida, sino a grupos sociales menos numerosos, pero no por ello invisibles.

   En la actualidad, América Latina acoge entre 33 y 40 millones de indígenas, agrupados en torno a 400 grupos étnicos diferenciados y divididos en 522 pueblos, tal y como sostiene el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Éstos están presentes desde la Patagonia y la Isla de Pascua, hasta el norte de México y el Caribe, aunque las minorías indígenas están principalmente presentes en cinco países de la región: Perú (27%), México (26%), Guatemala (15%), Bolivia (12%) y Ecuador (8%).

   Aunque todos los Estados latinoamericanos suscribieron la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en el año 2007, las violaciones de Derechos Humanos --ataques, homicidios, persecuciones o extorsiones-- siguen siendo una realidad cotidiana para ellos en toda la región. Según indica UNICEF, destacan cinco pueblos indígenas con varios millones de personas en América Latina: los Quechua, Nahua, Aymara, Maya yucateco y Ki'che' y, así mismo, los Mapuche, Maya qeqchí, Kaqchikel, Mam, Mixteco y Otomí.

WIPHALA

   Por lo general, estas comunidades tienen su propio idioma y jerarquía social, así como desarrollan su día a día en entornos naturales, a los cuales han adaptado sus modos de vida y producción. Así, la exclusión social y la desigualdad a la que están sujetos los pueblos indígenas, viene acompañada con cada vez más asiduidad de coacciones y presiones --en ocasiones acompañadas de violencia-- ejercidas por conglomerados empresariales y multinacionales, nacionales y extranjeras, que obligan a estas comunidades a desplazarse y dejar sus tierras para la explotación de sus recursos naturales.

   Tal es el caso de muchos pueblos minoritarios de Honduras, donde población procedente de pueblos milenarios y ecologistas defensores de la tierra y los derechos Humanos, como Berta Cáceres, son perseguidos y asesinados, incluso, tal y como se argumenta desde sus círculos, bajo el amparo de los gobiernos nacionales.

Previa Youtube

AFRODESCENDIENTES

   Así, en un ambiente regional en el que prevalece la visión neoliberal y la economía del mercado, la situación de las minorías latinoamericanas ha empeorado. Por ello, sigue siendo necesario para América Latina el recordatorio que conmemora este día, cuya proclamación se debe a la decisión de la Asamblea General de Naciones Unidas de honrar a las víctimas de la Matanza de Sharpeville, sucedida en Sudáfrica en el año 1960.

AFROBRASILEÑAS

   Precisamente, la población negra y mestiza afrolatina y afrocaribeña --descendientes de los grupos de esclavos llevados a la región desde África durante la época colonial en Iberoamérica-- alcanzan en la actualidad unos 150 millones de personas, un 30% de la población total de la región aproximadamente. En cuanto a su ubicación geográfica, los afrolatinos y afrocaribeños habitan, principalmente, en Brasil (50%), Colombia (20%) y Venezuela (10%).

    Igualmente, México acoge a un minoritario grupo de afrodescendientes, los cuales se ubican en las regiones del Río Papaloapan Oaxaqueño, la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca, en la región centro-golfo del estado de Veracruz, la Costa Grande de Guerrero, la región de la Tierra Caliente en Michoacán, en los Altos y el istmo-costa en Chiapas, y en el municipio de Múzquiz en el estado de Coahuila.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   Tal y como señala la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la pobreza de la que es víctima el pueblo afrodescendiente es el resultado de siglos de racismo y discriminación racial que persisten en el continente.

   De esta manera, el organismo señala que el desafío para la defensa de los Derechos Humanos de los grupos minoritarios latinoamericanos --indígenas y afrodescendientes-- radica en la transformación general de las condiciones que permiten el racismo y la discriminación estructural, facilitando al mismo tiempo el acceso a mejores condiciones de vida, igualdad y participación en la toma de decisiones.

 

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies