Nueve detenidos en un operativo contra la explotación sexual de mujeres en España tras la denuncia de una colombiana

Un coche patrulla de la Policía Nacional
CNP - Archivo
Publicado 23/07/2018 11:04:36CET

   ALICANTE, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Agentes de la Policía Nacional han detenido a nueve personas en un operativo policial simultáneo desarrollado en Benidorm (Alicante), València y Salamanca contra una organización criminal especializada en la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

   En el operativo, según ha informado la Policía, ha sido liberada una mujer de nacionalidad colombiana que era obligada a estar disponible las 24 horas para cualquier cliente, sin ningún tipo de control sanitario y estando confinada en un piso de citas.

   La organización captaba a las víctimas brindándoles una oportunidad para salir de la difícil situación económica en la que se encontraba en su país de origen; pero, una vez en España, las condiciones pactadas inicialmente no se cumplían y contraían una deuda de unos 3.400 euros.

   Además, sus captores controlaban todo el dinero que generaban con sus servicios sexuales: El 50% destinado para los encargados del piso de citas y el otro 50% destinado a pagar la deuda contraída; entregándoles a ellas pequeñas cantidades de dinero para su manutención.

LAS 24 HORAS DEL DÍA

   Las investigaciones se iniciaron tras la declaración de una mujer que denunció en Verín (Orense) ser víctima de un delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual. La mujer fue captada en Colombia y posteriormente explotada sexualmente junto a otras mujeres en pisos de citas.

   Tras varias gestiones los agentes comprobaron que, nada más llegar a España, las mujeres eran trasladadas a pisos destinados a la prostitución ubicados en diferentes puntos del territorio nacional y obligadas a saldar la deuda contraída con la organización por el viaje, unos 3.400 euros.

   La organización criminal se encargaba de suministrar ropa sugerente, lencería y cosméticos que debían utilizar en sus servicios pagando por ello desorbitadas cantidades de dinero, lo que además aumentaba la deuda.

   Una vez que las mujeres llegaban a los pisos, los integrantes de la organización criminal les obligaban a permanecer en su interior, coartando por completo su libertad, y debían estar a disposición de cualquier cliente las 24 horas.

   Además eran obligadas a ejercer la prostitución sin ningún control sanitario y sin protección si el cliente lo demandaba. A pesar de generar grandes ingresos económicos, estas tenían que subsistir con pequeñas cantidades económicas que los proxenetas entregaban para su manutención.

   La operación culminó gracias a un dispositivo simultáneo y coordinado con diferentes provincias en el que se arrestó a nueve personas en las localidades de Salamanca (tres), Benidorm (cuatro) y València (dos) y se desarticuló por completo la organización criminal.