Un obispo mexicano admite que pactó con un narco para que no matasen a más candidatos electorales

Imagen de un obispo
PIXABAY
Publicado 02/04/2018 11:53:33CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 2 Abr. (Notimérica) -

   El obispo mexicano de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel, ha reconocido este domingo que pactó con un narco para que no hubiese más asesinatos a candidatos en el proceso electoral.

   Durante la celebración de una misa, el prelado narró su conversación con "el alto capo de la droga" aunque no explicó de quién se trataba. "Les pedí que ya no hubiera más asesinatos de candidatos. Me prometieron que iban a evitar esto y que dejarían unas elecciones libres", explicó.

   En la reunión, que se celebró el viernes para gestionar la reinstalación de agua y luz en un poblado de Heliodoro Castillo, los líderes del narcotráfico exigieron dos condiciones según el obispo: evitar "la compra del voto" y que los políticos cumplan lo prometido porque "cuando llegan al poder se olvidan de la gente".

   Rangel también aclaró que su único cometido es "hablar con unos y con otros" para que no asesinen ni secuestren. Y exigió que no se le relacionara con el narcotráfico: "Yo me relaciono con ellos y no les pido ni dinero ni una posición política", explicó.

   Sin embargo, el alto cargo de la Iglesia católica ya mantuvo contactos con otros miembros del crimen organizado tras el asesinato de dos sacerdotes del estado de Guerrero. Explicó que su misión era "evitar asesinatos" y que intentaba salvar la vida a los curas secuestrados, informa 'Jornada'.