La OIT asegura que la economía verde puede generar millones de empleos en Latinoamérica

27 millones de jóvenes trabajan de manera informal en América Latina.
REUTERS - Archivo
Actualizado 22/05/2018 20:04:05 CET

   MADRID, 22 May. (Notimérica) -

   La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha señalado en su informe "Sostenibilidad medioambiental con empleo", que la necesidad de hacer frente al cambio climático, la sobreexplotación de los recursos naturales y la contaminación de los ecosistemas, hace urgente la transición a una economía verde que tiene la capacidad potencial de generar millones de empleos en América Latina y el Caribe, y mitigar los costos laborales derivados de problemas ambientales.

   El director de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar-Xirinachs, ha indicado que existen grandes oportunidades en una economía verde, pero también un potencial de destrucción de puestos de trabajo.

   "Por lo tanto, debemos garantizar que los trabajadores tengan acceso a protección social, adquieran el conjunto de calificaciones correctas y que las economías tengan la capacidad de realizar la transición entre industrias tradicionales e industrias más ecológicas", ha señalado Salazar-Xirinachs .

   Además, este nuevo informe de la OIT destaca que los esfuerzos por combatir el cambio climático de aquí al 2030 generarán a nivel mundial un balance positivo de 18 millones de empleos entre los que se crearán, por ejemplo, en los sectores de la construcción y manufactura, mientras aquellos que se perderían serían en industrias relacionadas con el problema ambiental, como la de los hidrocarburos.

   Asimismo, el estudio de la OIT prevé que en la región se generarán al menos un millón de empleos como resultado del uso de energías renovables, una mayor eficiencia energética en inmuebles y la mayor demanda de automóviles eléctricos. Adicionalmente, se estima la generación de otros cuatro millones de puestos de trabajo con el desarrollo de la denominada "economía circular".

   Por otro lado, las medidas de mitigación evitarán efectos negativos para los 75 millones de trabajadores que en América Latina se dedican a procesos del ecosistema, como agricultura, turismo y pesca, que pueden verse afectados por el clima, la contaminación y la sobreexplotación.