La ONU critica a EEUU por separar a niños migrantes de sus padres al detenerlos en la frontera

Niños migrantes
REUTERS
Publicado 05/06/2018 13:47:03CET

   UNICEF denuncia que unos 700 menores han sido separados de sus padres desde octubre, algunos de menos de los cuatro años

   MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Naciones Unidas ha expresado su preocupación por la separación de niños migrantes, algunos de ellos de corta edad, de sus padres por parte de las autoridades estadounidenses al proceder a detenerles tras cruzar la frontera sur del país y ha conminado a Estados Unidos a suscribir la Convención de la ONU de Derechos del Niño, ya que es el único país del mundo que no lo ha hecho.

   "Estamos profundamente preocupados por la política de tolerancia cero impuesta a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos que ha llevado a que personas atrapadas cuando entraban de forma irregular en el país hayan sido sometidas a procesos penales y que les hayan separado de sus hijos, incluidos algunos muy pequeños", ha señalado la portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani.

   "La práctica de separar a familias equivale a una interferencia arbitraria e ilegal en la vida familiar y es una grave violación de los derechos del niño", ha sostenido la portavoz del máximo responsable de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad al Hussein, recordando que Estados Unidos sigue siendo el único país que aún no ha ratificado la Convención de los Derechos del Niño y animándole a que lo haga y "respete plenamente los derechos de todos los niños".

   Igualmente, la portavoz ha dejado claro que "el uso de la detención de inmigrantes y la separación de familias como método de disuasión es contrario a los estándares y principios de Derechos Humanos". "El mejor interés del niño siempre debería ser lo primero" pero en "el control migratorio parece haberse priorizado a la atención y protección efectiva de los niños migrantes" en Estados Unidos, ha lamentado.

   "Los niños nunca deberían ser detenidos por razones relacionadas con el estatus migratorio de sus padres o el suyo", ha insistido Shamdasani, advirtiendo de que la detención "siempre constituye una violación de los derechos del niño".

AL MENOS 700 MENORES SEPARADOS DE SUS PADRES

   La representación del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) en Estados Unidos denunció la semana pasada que desde el pasado mes de octubre al menos 700 niños, incluidos unos 100 de cuatro o menos años de edad, se han visto separados de sus padres en la frontera suroeste del país, según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

   El Alto Comisionado de los Derechos Humanos también ha criticado que la separación de los niños de sus padres se está aplicando tanto a solicitantes de asilo como a otros migrantes en situaciones de vulnerabilidad. La mayoría de los que llegan a la frontera sur "han huido de Honduras, Guatemala y El Salvador, en muchos casos por la creciente inseguridad y violencia, o por las violaciones de un amplio abanico de otros derechos, como la salud, la educación y la vivienda", ha resaltado la portavoz.

   Así las cosas, la oficina de Zeid ha instado a Estados Unidos a "detener inmediatamente esta práctica de separar familias y de criminalizar lo que debería ser como mucho un delito administrativo, el de la entrada o permanencia irregular en Estados Unidos".

   "Instamos a las autoridades de Estados Unidos a adoptar alternativas a la no custodia que permitan a los niños permanecer con sus familias y cumplir los mejores intereses del niño, su derecho a la libertad y su derecho a la vida en familia", ha conminado Shamdasani.