ONU denuncia la desaparición de 20 personas en Nuevo Laredo

Zeid Ra’ad Al-Hussein
FLICKR - Archivo
Actualizado 31/05/2018 8:54:25 CET

   MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

   El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha instado a las autoridades de México a tomar "medidas urgentes" para poner fin a la ola de desapariciones forzadas en la ciudad de Nuevo Laredo y sus alrededores, después de que esta oficina haya detectado al menos 23 casos desde febrero en los que habrían estado implicados las fuerzas de seguridad.

   La cifra, que organizaciones locales elevan al menos a 40, resume una serie de desapariciones que, según los testimonios recabados por la ONU, "habrían sido perpetradas a menudo entrada la noche o al amanecer, por miembros de una fuerza de seguridad federal". Las víctimas habrían sido detenidas por personal uniformado bien cuando caminaban o cuando conducían vehículos.

   "Se informó que muchas de estas personas habrían sido detenidas arbitrariamente y desaparecidas mientras realizaban su vida cotidiana", ha asegurado Zeid, en un comunicado en el que se alerta de la desaparición de 21 hombres y dos mujeres entre febrero y el 16 de mayo. Para el jefe de Derechos Humanos de la ONU, es "particularmente horrible" que al menos cinco de las víctimas sean menores.

   A pesar de la "amplia información" con la que dice contar el Alto Comisionado, la oficina de Zeid ha denunciado que "las autoridades mexicanas han avanzado poco en la localización de las personas desaparecidas y en la investigación de lo que les ha sucedido", lo que ha llevado a las familias a emprender sus propias búsquedas. Gracias a estos trabajos, al menos seis víctimas han sido localizadas.

   "Es vital que las autoridades mexicanas realicen una búsqueda efectiva de las personas cuyo paradero aún sigue siendo desconocido y que lleven a cabo una investigación diligente, independiente y completa", ha reclamado Zeid, que ha instado no solo a esclarecer los hechos sino también a depurar responsabilidades.

   Asimismo, ha pedido que se ayude a las familias y se proteja a los testigos, ya que varios de ellos han denunciado amenazas e incluso una mujer permaneció dos días en paradero desconocido.

UNA PRUEBA PARA LA LEY

   Para Zeid, resulta "extremadamente preocupante" que estas desapariciones forzadas se produzcan pocos meses después de la aprobación de la Ley General de Desapariciones, con la que el Gobierno de Enrique Peña Nieto aspiraba a combatir una lacra que deja miles de víctimas cada año y sobre la que apenas existen estadísticas.

   En este sentido, ha considerado que los casos de Nuevo Laredo suponen una "prueba crucial" para comprobar si la nueva ley "representa realmente el cambio" prometido por las autoridades o "si las desapariciones forzadas continuarán, seguidas de impunidad y falta de reparación a las víctimas".

   El Alto Comisionado ha recordado que todos los países tienen la obligación de garantizar la seguridad de la población y, cuando los posibles responsables de crímenes son funcionarios públicos, "es aún más urgente que el Estado actúe para demostrar que no tolera la comisión de tales graves violaciones".

Contador