La oposición venezolana denuncia el "secuestro" del líder estudiantil Juan Requesens

Cartel de la oposición contra la Asamblea Constituyente en Caracas
REUTERS / UESLEI MARCELINO - Archivo
Publicado 08/08/2018 19:09:28CET

   Almagro pide crear un comisión de expertos internacionales para investigar las circunstancias del "atentado"

   MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, ha denunciado este miércoles el "secuestro" del líder estudiantil Juan Requesens, que fue detenido el martes por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) por su presunta implicación en el ataque perpetrado durante el fin de semana contra el presidente del país, Nicolás Maduro.

   El Parlamento venezolano ha emitido un comunicado en el que califica de "secuestro" la detención de Requesens porque, según ha recordado, el artículo 200 de la Constitución establece que los diputados, como es el caso del dirigente opositor, tienen inmunidad hasta que expira su mandato.

   "Con lo cual, los actos cometidos por el SEBIN violan la prerrogativa parlamentaria de inmunidad, constituyendo un secuestro", ha declarado el Congreso, subrayando que los agentes responsables de la detención de Requesens "serán penalmente responsables".

   Además, ha denunciado que "hasta el momento se desconoce el paradero y el estado" de Requesens. "Hago responsable al régimen de Nicolás Maduro por lo que le pueda suceder a mi hermano y a toda mi familia", ha dicho en Twitter su hermana, Rafaela, que fue arrestada junto a él y liberada horas después.

   Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la Universidad Central de Venezuela, ha subrayado que, a pesar de la hostilidad del Gobierno, mantendrán la "lucha pacífica". "No dejaremos que nada nos doblegue (...) Sé que muy pronto este país será libre y la justicia llegará", ha afirmado.

   Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha urgido al Gobierno de Maduro a respetar los Derechos Humanos de Requesens, dado que "las detenciones arbitrarias y la tortura han sido utilizadas en Venezuela para incriminar a disidentes y opositores".

JULIO BORGES, PRÓXIMO OBJETIVO

   La detención se Requesens se produjo poco después de que Maduro señalara al líder estudiantil y al dirigente opositor Julio Borges, ambos miembros del partido político Primero Justicia, de estar detrás de lo que el Gobierno considera un "intento de magnidicio".

   Borges, que en ese momento se encontraba en Colombia para asistir a la toma de posesión de Iván Duque, ha acusado a Maduro de orquestar "la farsa del atentado" para arreciar la ofensiva contra la oposición. "Todos sabemos que es un montaje para perseguir y condenar a quienes nos oponemos a tu dictadura", ha escrito en Twitter.

   El presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, ha anunciado que este miércoles se celebrará una votación para retirar la inmunidad parlamentaria a "los diputados implicados en el magnicidio en grado de frustración contra el hermano presidente Maduro".

   La Asamblea Nacional ha recordado en su comunicado que "el único órgano facultado para debatir el levantamiento de la inmunidad parlamentaria es esta Asamblea Nacional". "Con lo cual, desconocemos cualquier acto por parte de la ilegítima e inconstitucional Asamblea Constituyente", ha dicho.

   La Asamblea Constituyente, creada en 2016 a iniciativa de Maduro para, según sostuvo, buscar la paz de Venezuela, ha absorbido todos los poderes del Estado, a excepción del Ejecutivo, anulando 'de facto' al Parlamento, que desde las elecciones legislativas de 2015 está en manos de la oposición.

DRONES EXPLOSIVOS

   Dos drones cargados de material explosivo estallaron el sábado por la tarde en la Avenida Bolívar de Caracas, donde Maduro estaba pronunciando un discurso ante cientos de militares con motivo del 81º aniversario de la creación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

   Maduro, que salió ileso, ha acusado al ya ex presidente colombiano Juan Manuel Santos de ser el 'cerebro' de un supuesto complot de la "ultraderecha" de Venezuela y Colombia y de sus agentes en Estados Unidos para acabar con su vida.

   De momento, hay seis "terroristas" detenidos y la Fiscalía ha vinculado a un total de 19 personas con el "intento de magnicidio". Las autoridades venezolanas han anunciado que pedirán a Bogotá y Washington la extradición de los sospechosos que estén en sus respectivos territorios.

   Los aliados internacionales de Venezuela, como Cuba, Bolivia, Nicaragua o Rusia, entre otros, han condenado lo que consideran un atentado contra Maduro, si bien el resto de la comunidad internacional ha guardado silencio o se ha mostrado escéptica.

   Almagro ha considerado que, "dada falta de credibilidad de la dictadura en Venezuela y el uso de la tortura para incriminar, urge nombrar una comisión de expertos internacionales para investigar las circunstancias del atentado a Maduro". "Es tan improcedente arrojar al régimen por la fuerza como que el régimen use la fuerza para quedarse", ha esgrimido en Twitter.