¿Qué países iberoamericanos participaron en la Segunda Guerra Mundial?

Nube atómica sobre Hiroshima
WIKIMEDIA
Publicado 23/05/2018 17:57:08CET

   MADRID, 23 May. (Notimérica) -

   En 1939 la gran parte de los países de Iberoamérica se adscribieron a la Declaración de Panamá, que planteaba una "neutralidad" ante el conflicto que azotaba y resquebrajaba la paz en Europa. Sin embargo, la irrupción de Estados Unidos y el ataque japonés a la base de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, la presión de Washington aumentó y muchos se posicionaron como enemigos de las fuerzas del Eje: Alemania, Italia y Japón.

   Aunque en ese momento sólo algunos pocos países declararon la guerra, todos estuvieron involucrados de una alguna manera u otra, ya sea por la gran contribución de materiales estratégicos, materias primas y alimentos, como por las inevitables contiendas que sucedían en los mares a escasos kilómetros de sus costas.

PANAMÁ

   Según el blog 'Nonsei SGM', Panamá fue el primer país latinoamericano en declarar la guerra a Japón. Así lo hizo por aquel entonces su presidente Ricardo Adolfo de la Guardia el mismo día del ataque, el resto de los países realizaron la declaración formal el día siguiente.

BRASIL

   Brasil declaró la guerra a Alemania en 1942, después de que varios submarinos nazis atacaran a la Marina Mercante brasileña, hundiendo 18 barcos que llevaban materias primas para los Aliados.

   El país carioca comenzó a cooperar con Estados Unidos poniendo a su Armada a disposición de la Marina estadounidense. Brasil fue el país que más tropas de la región aportó a la guerra en Europa, enviando 30.000 hombres al frente en Italia. Murieron casi 2.000 a lo largo de toda la guerra, 607 de ellos eran civiles.

CUBA

   Días después del ataque en Pearl Harbor, Cuba declaró a Japón como enemigo y más tarde señaló de igual modo al resto de integrantes del Eje. La Isla, gobernada por Fulgencio Batista, colaboró activamente con los Aliados autorizando bases navales y aéreas en su territorio, además de ayudar en el patrullaje naval.

   Durante la guerra, la isla tuvo una participación relevante en la exportación de grandes cantidades de azúcar hacia los países aliados.

MÉXICO

   Aunque la participación directa de México en la Segunda Guerra Mundial fue escasa, el conflicto internacional influyó profundamente en la política y economía del país. A diferencia de la mayoría de las naciones involucradas, los efectos de la guerra fueron en gran medida positivos para México.

   México vendía petróleo a varios países siendo su principal cliente Estados Unidos y sus buques navegaban por el Golfo de México. Este comercio naturalmente no convenía a las potencias del Eje, motivo por el cual los navíos alemanes amenazaron a los buques mercantes de México, advirtiendo que esta actividad podría tener severas consecuencias.

   En 1942 México se vio obligado a endurecer su posición frente al Eje y declaró la guerra ante el ataque de los nazis a sus navíos petroleros. El país participó activamente con el envío de una tropa de aviación que los estadounidenses comandaron.

COLOMBIA

   Tras el ataque a Pearl Harbor, Colombia entró directamente a la guerra al romper relaciones con todas las potencias del Eje el 18 de diciembre de 1941. Colombia había mantenido, desde mucho antes de la guerra, buenas relaciones con Estados Unidos, lo que llevaría a un apoyo bilateral entre ambas naciones. El entonces presidente de Colombia, Eduardo Santos, le permitió a Estados Unidos adelantar operaciones en el país a cambio de ayuda militar.

   En 1943, Colombia declaró el estado de beligerancia contra Alemania después de que los nazis produjeran en el Mar Caribe el hundimiento de tres buques colombianos.

ARGENTINA

   La influencia alemana en Argentina era fuerte, principalmente debido a la presencia de un número grande de inmigrantes alemanes, y la rivalidad tradicional de Argentina con Gran Bretaña, fundamentando la creencia de que el gobierno argentino era comprensivo a la causa alemana.

   Argentina expandió su economía a través del comercio con los Aliados durante toda la Guerra; a principios de 1944 rompió relaciones diplomáticas con el Eje y en 1945 le declaró la guerra. Se estima que a lo largo del conflicto unos 4.000 argentinos combatieron como voluntarios de los Aliados.

VENEZUELA

   El rol que tuvo Venezuela fue clave: era el principal proveedor de petróleo de los Estados Unidos. Tras Pearl Harbor el Gobierno de Isaías Medina Angarita decidió congelar los fondos de todos los ciudadanos que tenían nacionalidad de los países del Eje y con la ayuda estadounidense implementó defensas en sus pozos petrolíferos ante una posible invasión alemana.

   En 1942, los alemanes bombardearon dos submarinos venezolanos, este hecho no generó la declaración de la guerra, pero sí el fortalecimiento de la cooperación con Estados Unidos. De este modo se autorizó la utilización temporal de bases militares venezolanas por el Ejército y la Armada del país del Norte. Finalmente en 1945 Venezuela entró en guerra.

URUGUAY

   Al igual que sucedió con Argentina, en Uruguay la guerra supuso un gran impulso positivo para la economía; se aumentó la producción en las exportaciones de productos agropecuarios (especialmente famoso fue el 'corned beef', una carne enlatada) para abastecer a los contendientes y esto generó un gran ingreso de divisas y cierta reindustrialización.

   Durante la contienda el Gobierno uruguayo intentó mantener máxima neutralidad; pero en 1945 le declaró la guerra a Alemania y Japón.

CHILE

   La participación de Chile en la Segunda Guerra Mundial fue un hecho absolutamente diplomático, sin la existencia de acciones bélicas oficiales.

   En abril de 1945, el Congreso Nacional autorizó al presidente Juan Antonio Ríos a declarar la guerra al Eje, la cual se oficializó el 13 de abril, específicamente en contra de Japón. Sin embargo, dada la inminente derrota del país nipón, no se tomaron medidas de carácter militar para participar en la guerra. Con esto, Chile fue el último país latinoamericano en unirse al bando de los Aliados.