El papa convoca a Roma a los obispos chilenos para analizar los casos de abuso sexual en el país

FILE PHOTO: Pope Francis leads the Chrism Mass on Holy Thursday during which sac
REUTERS / STEFANO RELLANDINI
Publicado 12/04/2018 17:46:21CET

   SANTIAGO, 12 Abr. (Notimérica) -

   El papa Francisco ha convocado a Roma, mediante carta, a los miembros de la Conferencia Episcopal chilena para analizar las conclusiones que se desprenden de la investigación encargada por el sumo pontífice sobre los casos de abuso sexual en el seno de la Iglesia de este país.

   Según han informado desde la Conferencia Episcopal de Chile mediante un comunicado, en la misiva que el papa les remitió les solicitó, "humildemente", su colaboración y asistencia en las medidas que deberán ser adoptadas "para restablecer la comunión eclesial en Chile, con el objetivo de reparar en lo posible el escándalo y hacer justicia".

   Francisco quiere analizar con los miembros de la Conferencia Episcopal chilena las conclusiones que se derivan del informe realizado por el arzobispo maltés, Charles Scicluna, que fue enviado a Chile para realizar una investigación de lo sucedido.

   En el texto, el máximo responsable de la Iglesia católica recalcó que, después de haber leído las conclusiones de la investigación de Scicluna, cree poder afirmar que "todos los testimonios recogidos en ella hablan de un modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza".

   En conversación con la prensa tras haber revelado la carta del santo padre, el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Santiago Silva, ha confirmado que al encuentro en Roma acudirá la totalidad del Obispado y ha asegurado además que dicho encuentro tendrá lugar la tercera semana de mayo.

   Francisco decidió poner en marcha una investigación sobre los casos de presuntos abusos sexuales en el seno de la Iglesia chilena después de su visita al país en enero de este año. En ese momento el papa calificó como "calumnias" las acusaciones contra el obispo Juan Barros por encubrir varios casos de abuso y pidió que le trajeran pruebas para poder pronunciarse al respecto.

   Ahora, el sumo pontífice ha reconocido que se equivocó al valorar la situación y ha pedido perdón a todos los que pudieron resultar ofendidos y especialmente a los afectados.