El papa examinará desde mañana con obispos chilenos las acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales

El Papa Francisco en Chile
REUTERS / IVAN ALVARADO - Archivo
Publicado 14/05/2018 11:07:48CET

   ROMA, 14 May. (EUROPA PRESS) -

   El papa se reunirá en el Vaticano del 15 al 17 de mayo con 33 obispos de Chile para "examinar a fondo" las acusaciones de encubrimiento que pesan contra el responsable de la diócesis de Osorno, Juan Barros, en el caso de abusos sexuales cometidos por el cura Fernando Karadima.

   Así lo confirmó este fin de semana la Oficina de Prensa de la Santa Sede en un comunicado en el que señala a su vez que el Pontífice estará acompañado en los encuentros por el prefecto de la Congregación para los Obispos, el cardenal Marc Ouellet.

   "El Santo Padre, interpelado por las circunstancias y los desafíos extraordinarios que plantean los abusos de poder, sexuales y de conciencia, ocurridos en Chile a lo largo de las últimas décadas, considera necesario examinar a fondo sus causas y consecuencias, así como los mecanismos que han llevado en algunos casos a su encubrimiento y a las graves omisiones hacia las víctimas", apuntaron.

   Además, subrayaron que "a lo largo de los encuentros, el papa Francisco compartirá sus conclusiones personales derivadas de la reciente misión especial a Chile confiada a Charles Scicluna, arzobispo de Malta, y a Jordi Bertomeu, de la Congregación para la Doctrina de la Fe".

   Según se ha puesto de manifiesto, esas conclusiones han sido "completadas" además con "los numerosos testimonios orales y escritos que Su Santidad ha continuado recibiendo en las últimas semanas".

   La Santa Sede ha destacado que el objetivo de este largo 'proceso sinodal' es el discernimiento de "la responsabilidad de todos y cada uno en esas heridas devastadoras, así como el estudio de los cambios adecuados y duraderos que impidan la repetición de actos siempre reprobables".

   "Es fundamental restaurar la confianza en la Iglesia mediante pastores buenos que testimonien con su vida el haber conocido la voz del Buen Pastor: que sepan acompañar el sufrimiento de las víctimas y trabajar de manera decidida e incansable en la prevención de los abusos", añaden.

   Finalmente, la Santa Sede concluye con una valoración en la que "el Santo Padre agradece la disponibilidad de sus hermanos obispos a ponerse a la escucha dócil y humilde del Espíritu Santo y renueva su petición al pueblo de Dios en Chile a continuar en estado de oración para que tenga lugar la conversión de todos".

   Las reuniones se desarrollarán en estricta confidencialidad por lo que no está previsto que el papa Francisco haga ninguna declaración ni durante ni después de las reuniones

A DOS SEMANAS DE SU ENCUENTRO CON VÍCTIMAS

   El encuentro tendrá lugar dos semanas después de que Francisco recibiera en el Vaticano a tres de las víctimas de abusos sexuales del sacerdote chileno Fernando Karadima, en un encuentro en el que les pidió perdón y les aseguró que tomaría medidas para subsanar el daño.

   En una rueda de prensa conjunta ante la prensa extranjera tras las reuniones Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo reclamaron al Pontífice que transforme en "acciones ejemplares y ejemplificadoras" sus cariñosas palabras de perdón.

   "No depende de nosotros que se lleven a cabo las necesarias transformaciones en la iglesia para detener la epidemia del abuso sexual y el encubrimiento. Esperamos que el Papa transforme en acciones ejemplares y ejemplificadoras sus cariñosas palabras de perdón", manifestaron a este respecto.

   En este contexto, los obispos de Chile hicieron una declaración conjunta en la que reconocieron que "no siempre se ha logrado sanar las heridas de los abusos".

   "Reconocemos que, a pesar de las acciones realizadas estos años por la Iglesia, no siempre se ha logrado sanar las heridas de los abusos, las que siguen siendo una llaga abierta en los corazones de las víctimas y para el Pueblo de Dios", admitieron en un comunicado, que ha sido publicado en la página web de la Conferencia Episcopal.

   Paralelamente, señalaron que se unen "al dolor y vergüenza" expresados por el Papa "frente a los delitos cometidos contra menores y adultos en ambientes eclesiales".

   La cita con los obispos chilenos fue convocada por Francisco el pasado 8 de abril tras haber tenido acceso al informe del arzobispo de Malta, Charles Scicluna, en el que se recopilaban testimonios de víctimas y de la Iglesia para determinar los antecedentes sobre el Obispo de Osorno, Juan Barros.

Contador