Patricia Aguilar: un año viviendo bajo el yugo del príncipe Gurdjieff, el líder de una secta satánica en Perú

Patricia aguilar
SOS PATRICIA AGUILAR
  
Actualizado 03/04/2018 10:36:30 CET

El consulado español en Perú ha activado los protocolos de búsqueda consular de la joven española

LIMA, 23 Ene. (Notimérica - Lara Lussón) -

   Durante cerca de dos años nadie en la familia se dio cuenta. Nadie sospechó que el príncipe Gurdjieff, líder espiritual en Perú de la secta Gnosis, estaba lavando el cerebro a la joven española Patricia Aguilar. Hace ahora un año que salió de su casa "al cumpleaños de un amigo" y nunca volvió. Lo siguiente que se supo de ella fue que estaba en Perú con Félix Steven Manrique, el 'gurú' que quiere siete mujeres para poder repoblar el mundo cuando llegue el Apocalipsis.

   Por el momento se sabe que ya tiene tres esposas y este mismo mes la Ertzaintza --policía autonómica del País Vasco-- consiguió frenar los planes de otra joven guipuzcoana que pretendía sumarse al harén, lo que puso de manifiesto que Manrique continúa con su cruzada, tratando de hacerse con más adeptas a las que les proporciona casa y comida a cambio de relaciones sexuales y la seguridad de la salvación cuando el fin del mundo se cierna sobre el resto de los mortales.

   Cuando Patricia llegó a Lima, con 18 años recién cumplidos, lo primero que hizo fue declarar en el consulado español de la capital peruana que se encontraba allí por voluntad propia y, al ser mayor de edad, poco pudo hacer la familia por reclamar su vuelta. En un principio se comunicaba con ellos con frecuencia, les pedía dinero y les aseguraba que no quería volver, pero los familiares siempre han mantenido que no es la misma persona y que "la han transformado completamente", tal y como expresa a Notimérica Noelia Bru, la prima de la madre de Patricia y portavoz de la familia.

   Todo cambió en junio, cuando su situación comenzó a ser irregular puesto que habían vencido los seis meses en los que un turista puede permanecer en el país. Desde ese momento nadie conoce su paradero, no ha vuelto a dar señales de vida y tanto la policía peruana como la Interpol han abierto una investigación para encontrarla. Por esta razón los padres de Patricia acaban de llegar a Perú y permanecerán allí el tiempo que sea necesario. "No sabemos nada de ella desde junio, hemos barajado hasta la posibilidad de que esté muerta o haya sido víctima de trata de personas", asegura Bru.

   ¿Qué es lo que el príncipe Gurdjieff está haciendo con Patricia? ¿Sigue Patricia viviendo bajo la influencia de este hombre que se define a sí mismo como la reencarnación de Dios y, por si fuera poco, legítimo heredero del reino de España? ¿Por dónde empezar a buscar? La familia tiene algunas pistas, como la casa en el centro de Lima en la que vivieron durante la primera mitad del pasado año, los testimonios de los vecinos y la localización de la casa de la madre de Manrique, con quien tratarán de hablar para intentar entender algo de lo que rodea a este caso.

   Desde el consulado español en Lima prefieren guardar silencio sobre la línea de actuación que están siguiendo y no hacen declaraciones a medios, pero la portavoz de la familia confirma que el consulado la citó varias veces y ella no se presentó y por ello, y al haber interpuesta una denuncia por desaparición, se han activado los protocolos de búsqueda consular.

patricia aguilar

   Posiblemente quien más luz pueda arrojar sobre todo esto sea Jimena, nombre ficticio de una exadepta que pasó varios años junto a Manrique y ahora lucha por ayudar a liberar a estas tres mujeres y a sus hijos, porque se tiene conocimiento de que el 'gurú', que ya se va preparando para la hecatombe, tiene al menos cuatro hijos con algunas de sus esposas.

EL TESTIMONIO DE JIMENA

   Escuchar hablar a Jimena asusta y alivia. Asusta por lo que cuenta, pero alivia porque su voz transmite la liberación de saber que ha logrado salir del "grupo", como ella lo llama.

   Lamentablemente, explica a Notimérica, no tiene pistas del paradero de Patricia. Ni de 'Steven', ni del resto de esposas e hijos de este. "Me encantaría darles una pista y aquí estoy para ayudarles a resolver todas las incógnitas posibles, pero las autoridades peruanas también buscan al resto de mujeres y niños que se encuentran con él y sigue sin conocerse su paradero pese a los esfuerzos que se están haciendo", explica.

   Define al que fuera su líder como un hombre "astuto, hábil, inteligente, egocéntrico y narcisista". Él en sí no es peligroso, dice, pero son sus ideas las que le vuelven peligroso. "El hecho de que tenga esa labia, esa facilidad para acercarse a las personas, que se crea sus ideas y las transmita con tal convicción que haga que tú termines también creyéndolas es lo que le hace peligroso", explica.

   Ingresó hace siete años convencida por una persona muy cercana a ella que ya estaba dentro, pero hace más de un año que se desvinculó por completo del grupo. Nunca se creyó del todo aquello que predicaba el líder al que de repente rendía pleitesía y por eso nunca fue de sus favoritas.

   Cuando Jimena entró en la secta las cosas eran diferentes. Las esposas no tenían necesariamente que vivir con él, sino que podían compaginar la pertenencia al 'grupo' con sus vidas y sus rutinas personales, siempre obedeciendo ciertos patrones de conducta impuestos por él, como "no dormir fuera de casa, no salir hasta tarde o llevar vestimenta recatada". La mayoría de los encuentros que mantuvo con él en persona fueron para mantener relaciones sexuales. "Al principio me resultaba muy difícil acostarme con una persona con la que no tenía ningún tipo de sentimientos. Él lo sabia y muchas veces me presionaba en ese aspecto, me mandaban a rezar y a decir mantras para que dios me ayudara a aceptarle a él como esposo y yo pudiera aprender a quererle", cuenta.

   El resto del poco tiempo que pasaban juntos, el 'Príncipe' lo empleaba en conversar con Jimena sobre su conducta, sobre "cómo debía mejorar para ser más sumisa, ya que yo era su esposa y le debía respeto y obediencia". También la convenció de que el universo está dividido entre ellos, los 'iniciados' y 'positivos' --capaces de despertar conciencia, de elegir su propio destino y ser libres-- y los 'malos' y 'negativos'. Estos últimos son todo el resto de la humanidad, incluidas las familias de sus mujeres, a las que de algún modo se encarga de separar.

   Cuando decidió apartarse definitivamente, a principios de 2017, llegó la presión, el maltrato verbal y las amenazas. "Durante mucho tiempo tuve miedo, pero ahora he conseguido aprender a controlar ese sentimiento", concluye.

EL PRÍNCIPE GURDJIEFF

   Félix Steven Manrique, autodenominado a sí mismo como príncipe Gurdhieff, es el líder de la secta satánica Gnosis en Perú. Fundada en Colombia en los años cincuenta por Víctor Manuel Gómez --apodado Samael Aun Weor--, este grupo practica "la religión-sabiduría de los primeros tiempos de la humanidad, el sistema metafísico y oculto de las religiones, solo visible a los iniciados", según su propia página web. Sus miembros son "iluminados divinos capaces de investigar realidades superiores" y no temen a la muerte, un mero trámite para conseguir la salvación eterna.

   El caso de Manrique es más peculiar, puesto que él se presenta a sí mismo en documentos a los que ha tenido acceso la familia como "la reencarnación de Dios" y el "enviado para salvar al mundo a base de procrear con mujeres a las que capta y obliga a vivir bajo su yugo", según explica Bru, que poco después de la desaparición se hizo pasar por una futurible adepta y contactó con el 'mesías' a través de su perfil de Facebook cuando este aún lo tenía abierto.

   Uno de los mensajes que Patricia envió a su familia cuando aún mantenía contacto con ella decía lo siguiente: "Si es que todos pensáis lo mismo. Obviamente, todos me vais a decir lo mismo, por lo tanto sois vosotros los que no podéis pensar libremente. Pero no os preocupéis, lo entiendo, las mentes simples son fáciles de engañar con cualquier falacia, por desgracia creen que son los demás los que están mal cuando ni siquiera piensan de un modo imparcial y con la mente fría". Para Bru, ese mensaje no lo escribe "nuestra Patri".

patricia aguilar

   Al 'Príncipe' es difícil acusarle oficialmente de ningún delito, puesto que todas las mujeres que pasan por su retorcido harén lo hacen una vez alcanzada la mayoría de edad y, de cara a la galería, por voluntad propia. Tampoco puede ser acusado de abusos sexuales, ya que, por la información que maneja la familia, las chicas son consentidoras de esta situación, aunque lo hagan bajo efectos de algunas sustancias como la ayahuasca, como explica Bru.

   Pese a ello, la abogada de SOS Desaparecidos, Mayte Rojas, explica a Notimérica que sí se han interpuesto contra él varias demandas ya que Manrique podría haber cometido varios delitos cuando Patricia era menor de edad.

   Según Rojas, se le ha demandado por posible inducción al abandono del hogar, por posible inducción al robo (Patricia se llevó de su casa más de 6.000 euros) y por asociación ilícita, alegando que ha influido en su manera de pensar, inculcando a Patricia "odio hacia otras personas por su religión o su condición sexual".

   Así mismo, el 'gurú' podría haber cometido abusos sexuales contra la joven cuando esta era menor de edad, puesto que durante la investigación se encontraron conversaciones donde él "le explicaba cómo tenía que depilarse".

   Mientras la Justicia sigue su curso, durante el último año no ha habido consuelo para la familia de Patricia. Sus padres se culpan por no haber sido capaces de diagnosticar lo que estaba sucediendo bajo su propio techo y haber podido evitar así la marcha de su hija. Ahora solo queda esperar que el viaje a Perú sea fructífero, que encuentren a la joven, que puedan volver con ella a España y que Patricia vuelva a sentir apego por la vida real y terrenal junto a sus seres queridos.