Los 5 peores países para ser mujer trabajadora en Iberoamérica

Ser mujer trabajadora en Iberoamérica
NOTIMÉRICA
Actualizado 18/06/2018 8:43:00 CET

   MADRID, 17 Jun. (Notimérica) 

   Las condiciones laborales que las mujeres experimentan en Iberoamérica son más desfavorables que en los países de la Unión Europea o Estados Unidos. Sin embargo, es cierto que en términos de brecha de género laboral su situación es algo mejor que en los países africanos y asiáticos.

   En primer lugar, en Iberoamérica no solo hay una brecha laboral entre hombres y mujeres, sino que hay una profunda brecha entre mujeres: las que trabajan en el mundo laboral y las que no lo hacen -son amas de casa-.

Hay también una brecha entre aquellas mujeres que trabajan de forma legal y aquellas que lo hacen de forma ilegal. Esta última es de menor relevancia en cuanto a la brecha de género ya que es algo presente también en el colectivo masculino. De acuerdo con la Secretaría General Iberoamericana, "las mujeres están desproporcionadamente empleadas en el sector informal, ganan menos que los hombres por el mismo trabajo y están menos protegidas por los sistemas de seguridad social".

   Las dos grandes brechas que se encuentran en Iberoamérica en cuanto a la desigualdad laboral de género son: la brecha de participación laboral y la brecha salarial. Ambas dependen de una variable social en la que también se encuentra una gran desigualdad de género: la educación.

   La educación es la base fundamental para la participación en el mundo laboral y por ello que en Iberoamérica haya una brecha educativa entre hombres y mujeres, es un factor clave para la desigualdad laboral. Además, Iberoamérica en una de las regiones donde más presente están algunas ideologías que contribuyen a la desigualdad de género, como el machismo.

   La educación juega también un papel importante en cuanto al desarrollo de habilidades industriales para los ciudadanos. Esto es un factor clave para aquellos países iberoamericanos cuya economía dependa en su mayor parte del sector secundario. El mejor ejemplo de ello es Panamá, donde el Canal de Panamá es el motor económico del país.

   

   

   

 

 

   A pesar de que no hay ningún país de Iberoamérica que brille por su igualdad de género en el ámbito laboral, lo cierto es que hay algunos que presentan mejores cifras que otros.

   En cuanto a la participación de mujeres y hombres en el mundo laboral, los cinco países en los que se encuentran las peores cifras son: Guatemala (donde el 41,9 por ciento del total la población trabajadora es femenina), Honduras (con el 37,4 por ciento), México (34,3 por ciento), Nicaragua (30,9 por ciento) y Ecuador (donde solo el 30,8 por ciento del total de la población trabajadora es mujer).

   Sin embargo, en cuanto a la brecha salarial, el orden de los 5 peores países para ser mujer trabajadora en Iberoamérica cambia. En relación a este aspecto, los peores países son: Panamá, donde la mujer gana un 10,7 por ciento menos que el hombre por realizar el mismo trabajo; Uruguay, donde la diferencia se sitúa en el 11,2 por ciento; México, con una diferencia del 12,1 por ciento; Argentina, con un 14 por ciento de diferencia salarial y, finalmente, Chile, donde la brecha salarial asciende al 15,2 por ciento.