PNV reprueba la violencia en Nicaragua de aparatos policiales y grupos afines al Gobierno y pide elecciones democráticas

Protestas en Nicaragua
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Publicado 26/07/2018 14:39:42CET

   BILBAO, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El PNV ha reprobado "los actos de violencia y vulneración de Derechos Humanos que los aparatos policiales y grupos armados afines al Gobierno están practicando contra una población civil" en Nicaragua, y ha reclamado unas elecciones democráticas anticipadas que permita "iniciar una nueva etapa de reconciliación y convivencia".

   En un comunicado, la formación jeltzale ha señalado que "las protestas sociales" contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su Gobierno comenzaron el 18 de abril, "tras un intento fallido de reforma de la Seguridad Social que penalizaba a las clases populares".

   "Esta tentativa reformista fue la chispa que instigó la ira popular que expresaba un profundo descontento social contra el gobierno de Managua. La respuesta represiva y desproporcionada del Gobierno en estos tres últimos meses se ha cobrado casi 400 vidas, cerca de 2.000 heridos y 226 encarcelamientos de presos políticos, según datos ofrecidos por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH)", ha recordado.

   Por ello, ha apuntado que, "ante esta violencia gubernamental, que utiliza los paramilitares de manera indiscriminada para reprimir las protestas sociales, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Organización de Estados Americanos (OEA) y 13 países latinoamericanos han exigido al Gobierno nicaragüense el fin de la represión violenta contra las manifestaciones populares", mientras que el Parlamento Europeo ha aprobado una resolución en este sentido.

"DRAMA SOCIAL"

   El PNV, ante "este contexto de drama social que pudiera desembocar en un enfrentamiento civil", secunda estos pronunciamientos y muestra su "reprobación de los actos de violencia y vulneración de Derechos Humanos que los aparatos policiales y grupos armados afines al Gobierno están practicando contra una población civil, que reclama derechos, libertades y elecciones democráticas y con garantías".

   Tras mostrar sus condolencias y solidaridad con los familiares y allegados de las víctimas, muertos o heridoss por la represión policial y parapolicial, destaca "la importancia vital de la restauración del denominado 'Diálogo Nacional con la Alianza Cívica', y la mediación de la Conferencia Episcopal nicaragüense, para frenar la persecución y diseñar una salida consensuada a la alarmante crisis política y social que amenaza con agravarse si nadie actúa".

   Además, muestra su convencimiento de que la celebración de unas elecciones democráticas anticipadas "contribuirían a desbloquear una situación que hoy se percibe sin salida, iniciando una nueva etapa de reconciliación y convivencia en Nicaragua".