La policía asegura que el accidente de avión del juez brasileño del caso 'Lava Jato' no fue provocado

Teori Supremo Brasil
GETTY
Publicado 11/01/2018 9:21:28CET

   BRASILIA, 11 Ene. (Notimérica) -

   El accidente de avión en el que falleció el juez del Tribunal Supremo de Brasil Teori Zavascki, encargado de la investigación por corrupción conocida como 'Lava Jato', no fue provocado, según las primeras conclusiones de la investigación que desarrolla la Policía Federal.

   "La posibilidad de un acto intencional contra aquel vuelo fue bastante explorada en diversos exámenes periciales y actos investigativos diversos y no se encontró ningún elemento en ese sentido; al contrario, todos los elementos que tenemos hasta ahora conducen a un desenlace no intencional y trágico en aquel vuelo", ha afirmado el comisario Rubens Maleiner en declaraciones recogidas por el diario 'O Globo'.

   Cuando sucedió el accidente, el juez estaba se encontraba a punto de homologar las 77 declaraciones que habían hecho los ejecutivos de la constructora brasileña Odebrecht, que contenían multitud de informaciones sobre la implicación de políticos en graves casos de corrupción.

   Zavascki murió junto a otras cuatro personas en extrañas circunstancias el 19 de enero de 2017, cuando la avioneta en la que viajaba se estrelló en la costa de Paraty, en el estado de Río de Janeiro (sureste).

   Desde el principio se especuló con la posibilidad de que su muerte fuera un complot para obstruir las investigaciones, pero la policía aseguró este miércoles que hubo un "conjunto de factores" que produjo el accidente, como las condiciones meteorológicas (ese día llovía intensamente) y las trayectorias y alturas ejecutadas por el piloto.

   El magistrado, de 68 años de edad, era el encargado de las pesquisas en el Supremo sobre la trama corrupta en la petrolera estatal, Petrobras, en la que empresarios pagaban importantes sumas de dinero a políticos de todos los signos para conseguir contratos públicos.

   En el alto tribunal desde 2012, se había hecho famoso en los últimos tiempos porque en sus manos estaban las investigaciones contra todos los aforados implicados en el caso Petrobras. Había dictado órdenes sin precedentes, como el cese del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha.