Policía Local de Málaga (España) detiene a cinco miembros latinos de un grupo especializado en robos a personas mayores

Policía Local de Málaga coche recursos agentes local patrulla calle
Europa Press - Archivo
Publicado 11/05/2018 15:53:46CET

   MÁLAGA (ESPAÑA), 11 May. (EUROPA PRESS) -

   Efectivos de la Policía Local de Málaga (España) han localizado y desarticulado una organización criminal especializada en hurtos y otros delitos contra el patrimonio con la detención de sus cinco integrantes, dos mujeres, de 25 y 32 años, y tres hombres de 31, 32 y 46 años. La forma de actuar era vigilar a las personas mayores que accedían y salían de los bancos para intentar robarles.

   Según han informado desde la Policía Local, cuatro de los detenidos son de nacionalidad cubana y una colombiana y han sido arrestados como presuntos autores de pertenencia a organización criminal y hurto, sumándose a una de las mujeres dos órdenes de búsqueda y detención por hurto, una de Xátiva y otra de Torremolinos.

   Además, han indicado a través de un comunicado, al conductor también le figuraba la orden de detención de Xátiva, en la que se identificaba a ambos como autores de delito de hurto en el que actuaban de manera conjunta y organizada, tanto ellos como otros dos varones que no pudieron ser identificados.

   Asimismo, los policías locales también lo imputaron por la presunta autoría de un delito de falsedad documental al identificarse con un carnet de conducir internacional falso a nombre de otra persona.

   Los hechos tuvieron lugar en la mañana del lunes 9 de mayo en la zona oeste de Málaga capital. Un policía local fuera de servicio fue el primero en advertir la presencia del grupo en las inmediaciones de una sucursal bancaria sita en plaza Mozart, permaneciendo dos de ellos en el interior de un turismo, estacionado a unos 200 metros de distancia.

   El agente dio aviso a través de la Sala 092 de la sospechosa actitud de los individuos, personándose en el lugar una dotación de la Policía Local de Málaga que prestaban servicio de paisano, que continuó con el sigiloso seguimiento del grupo, a raíz del cual pudieron advertir cómo sus integrantes se desplazaban por la zona a otras tres sucursales bancarias y a una oficina de Correos, sitas en avenida Velázquez y calle Héroe de Sostoa.

   Su modus operandi consistía en bajarse del vehículo tres de ellos y vigilar a las personas mayores que accedían y salían de los bancos, acercándose a aquellas que estimaban oportuno para intentar sustraerles dinero o efectos. Mientras, los dos restantes permanecían en el coche, que estacionaban por las inmediaciones, actuando todos ellos de manera sistemática y organizada con roles determinados.

   Tras acercarse al último banco y montarse todos ellos en el coche, que habían estacionado en calle Vicente Aleixandre, circularon hasta la avenida de Andalucía, donde, al parecer, se percataron de que estaban siendo seguidos por los agentes, incrementando considerablemente la velocidad del vehículo para tratar de huir, siendo interceptados por los policías locales que solicitaron unidades de apoyo uniformadas.

   Tras identificarlos, los agentes comprobaron que a dos de ellos les pesaban las citadas órdenes de búsqueda y detención, así como que el conductor del coche presentaba el permiso de conducir internacional falso, no ajustándose a los que legalmente se expiden en el país de procedencia del mismo, siendo este Venezuela.

   Además, en el cacheo preventivo de seguridad que se le llevó a cabo, los policías locales comprobaron que el individuo utilizaba como teléfono personal un móvil que figuraba como sustraído en Vallecas (Madrid), siendo intervenido y recuperado, junto con los 405 euros que portaba.

   En cuanto a la mujer se le intervinieron los 800 euros que llevaba en el sujetador y los bolsillos. A la otra, se le intervino 251,44 euros, también repartidos entre sus prendas de ropa, y un monedero que contenía chinchetas, que al parecer utilizaba para pinchar a las víctimas con el fin de distraerlas. Los otros dos varones portaban 90 y 990 euros respectivamente, que también fueron intervenidos.

   Los policías locales inspeccionaron igualmente el vehículo, localizando junto a la palanca de cambio de marchas un inhibidor cuyo uso habitual es el de la comisión de robos en el interior de vehículos anulando el cierre del mando a distancia de la llave. En los asientos traseros se intervino un punzón y varias bolsas de tela.

   Asimismo, los agentes también intervinieron dos relojes, dos anillos plateados, una pulsera plateada, una cadena con colgante, una pulsera dorada y unos pendientes plateados. Por último, en una de las maletas que portaban se localizó un teléfono móvil con el número IMEI rayado e ilegible, que pudiera igualmente haber sido sustraído.

   Ante los hechos, los policías locales detuvieron a las cinco personas y las trasladaron a dependencias policiales, siendo, posteriormente, puestos a disposición judicial.

Contador