La presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, procesada por presunta malversación de fondos públicos

Hebe de Bonafini.
REUTERS
Publicado 16/05/2017 15:02:34CET

   BUENOS AIRES, 16 May. (Notimérica) -

   La presidenta de la asociación argentina de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ha sido procesada por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi por un presunto delito de malversación de fondos públicos junto con el exapoderado de la fundación, Sergio Schoklender.

   El magistrado, cuyo fallo fue conocido este fin de semana, ha considerado tener pruebas suficientes para llevar a cabo el juicio contra Bonafini, Schoklender y su hermano Pablo, así como el exsecretario de Obras Públicas, José López y el exsubsecretario de Obras Públicas, Abel Fatala.

   A todos ellos se les relaciona con un delito de fraude al Estado por desviar en torno a 200 millones de pesos argentinos (unos 13 millones de dólares) a través del programa social 'Sueños Compartidos' entre los años 2005 y 2011, hechos por los cuales el magistrado ha ordenado embargarles bienes por 250 millones de pesos a cada uno, tal y como informa Clarín.

   El proyecto 'Sueños Compartidos', financiado con fondos públicos del gobierno kirchnerista, estaba destinado a la construcción de viviendas sociales y en manos de la gestión de Sergio Schoklender, a quien Bonafini había cedido la labor de administración y había hecho su 'protegido'.

   La relación entre ambos se cortó por parte de la titular de las Madres en el momento en el que ésta se vio involucrada en la trama, considerándose víctima de Schoklender.

   Sin embargo, de acuerdo con el juez, Bonafini "conocía los desmanejos financieros que realizaban los apoderados de la Fundación Madres de Plaza de Mayo que ella misma había instituido" indican en Clarín, a lo que el informe añade que "al menos participó de esos quehaceres aprobando los irregulares balances de la institución".

   La propia Bonafini hacía pública su opinión este lunes a través de un video en redes sociales, en el que indica que "las Madres decidimos jugarnos la vida por la libertad de la misma manera que se la jugaron nuestros hijos. El precio es este, que el Poder Judicial, no la Justicia, me procese".

   Asimismo, la anciana ha querido ironizar sobre el actual Gobierno argentino --presidido por Mauricio Macri-- y su influencia en la Justicia, al declarar estar "honradísima de ser procesada por este Poder y por este Gobierno. Gracias Macri por darme este honor de ser procesada" y al que deja claro que tiene "la conciencia muy tranquila, que revisen lo que quieran".

   Entre los años 2005 y 2011, las Madres de Plaza de Mayo recibieron más de 1.000 millones de pesos para la edificación de unas 4.500 casas por toda Argentina mediante el proyecto 'Sueños Compartidos'. Bonafini firmó un convenio con el entonces ministro de Trabajo, Carlos Tomada, a través del que se otorgarían ayudas mensuales de 600 pesos a los obreros que participaran en los trabajos de contrucción.

   Sin embargo, el dinero nunca llegó a su destino y, el número de casas entregadas fue mucho menor. Por ello, en agosto del pasado año, la anciana fue llamada a declarar ante el juez Martínez De Giorgi, algo a lo que Bonafini se negó debido a que "el 90 por ciento de los jueces responden al poder de turno".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies