La presidenta del Supremo pide actuar "con rigor absoluto" tras la guerra judicial en torno a Lula

Tribuenal Supremo de Brasil
REUTERS - Archivo
Publicado 09/07/2018 16:33:30CET

   BRASILIA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta del Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil, Cármen Lúcia, ha instado a sus colegas a actuar "con rigor absoluto" después del espectáculo ofrecido el domingo con decisiones judiciales contradictorias sobre la libertad del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a doce años de cárcel por corrupción, que seguirá preso.

   "Los órganos judiciales competentes de cada región deben actuar para garantizar que la respuesta judicial se ofrece con rapidez, sin quiebra de la jerarquía y con rigor absoluto en el cumplimiento de las normas vigentes", ha dicho la magistrada brasileña en un comunicado recogido por la prensa local.

   Lúcia ha aprovechado para ratificar que "la Justicia es imparcial" para garantizar la seguridad jurídica, un derecho del que deben disfrutar "todos" los brasileños.

   La nota oficial del STF busca zanjar un conflicto judicial de nueve horas desencadenado por la decisión de Rogério Favreto, magistrado de guardia del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF-4), de aceptar el recurso de 'habeas corpus' presentado por tres diputados federales del Partido de los Trabajadores (PT) para excarcelar a Lula.

   En respuesta, el juez federal Sérgio Moro, que instruye la causa de 'Lava Jato' en la que se enmarca la condena a Lula, intervino para indicar que Favreto carecía de competencia para ordenar la puesta en libertad del líder izquierdista y pedir que se pronunciara el relator del caso en segunda instancia, Gebran Neto.

   Neto atendió el llamamiento de Moro y suspendió la orden de excarcelación emitida por Favreto. No obstante, el magistrado del TRF-4 insistió con una segunda resolución en la que ordenó a la Policía Federal de Paraná liberar a Lula en el plazo de una hora, fijando como límite las 22.00 (hora local).

   Así las cosas, tuvo que intervenir el presidente del TRF-4, Carlos Eduardo Thompson Flores, para decantar la balanza a favor de Neto, indicando que Lula debía seguir recluido en la cárcel de Curitiba, capital de Paraná, donde permanece desde el pasado mes de abril.

   El Ministerio Público Federal, que participa en las pesquisas de 'Lava Jato', ha respaldado a Neto y Flores. Favreto, ha criticado, "ha despreciado las reiteradas decisiones de diversas instancias del Poder Judicial de mantener al condenado preso".

REACCIÓN CONTRA MORO

   Favreto, un antiguo militante del PT, ha sugerido que Moro debería ser investigado por el Consejo Nacional de Justicia por una "posible falta funcional".

   En este sentido, el abogado de Lula, Cristiano Zanin Martins, ha esgrimido que Moro "ha actuado decisivamente para impedir el cumplimiento de la orden de liberación (...) dirigiendo el caso a otro juez federal del mismo tribunal que no debería poder actuar".

   Por su parte, la líder del PT, Gleisi Hoffmann, ha instado a los seguidores de Lula a "manifestarse en todos los lugares del país frente a la justicia federal" para reclamar la salida de prisión de quien gobernó el gigante suramericano durante ocho años.

   "Tienen miedo de que salga y gane las elecciones", ha sostenido Hoffmann. "Lula va a ganar, ellos no tienen liderazgo ni político ni popular", ha afirmado en declaraciones a la cadena panamericana TeleSur.

   Jair Bolsonaro, candidato del Partido Social Liberal a quien las encuestas señalan como ganador si Lula no compite en los próximos comicios presidenciales, ha comparado la inestabilidad política con la que se vivió en los días previos al golpe militar de 1964. "Estamos en un periodo peor", ha dicho a 'Folha'.

CONDENA POR CORRUPCIÓN

   En estos meses la defensa y los simpatizantes de Lula han presentado varios 'habeas corpus' ante distintas instancias judiciales esgrimiendo que debe permanecer en libertad hasta que la sentencia en su contra sea firme, si bien todos han sido rechazados.

   Lula ha sido condenado por Moro y por un tribunal regional --segunda instancia-- a doce años de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora OAS por sus favores políticos.

   El ex dirigente sindical ha agotado prácticamente la segunda instancia y solo le queda acudir a los altos tribunales --el Supremo y el Constitucional-- para revertir la condena. Una vez firme, la sentencia impedirá que pueda competir en las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

   Hasta entonces, Lula podrá intentar inscribirse y, en caso de que no se lo permitan, podrá acudir al Tribunal Electoral para que decida. Si consiguiera el estatus de candidato, el proceso judicial seguiría su curso. Y, si finalmente la Justicia da la razón a Moro, los votos que haya recibido serán anulados.