La primera dama de Honduras pide a los ciudadanos de su país que no crucen la frontera con EEUU por su seguridad

Niños hondureños separados de sus familias en Estados Unidos
REUTERS / MIKE BLAKE
Actualizado 05/07/2018 8:47:30 CET

   TEGUCIGALPA, 4 Jul. (Notimérica) 

   La primera dama de Honduras, Ana García Carías, se ha trasladado al Centro de Procesamiento Úrsula en McAllen, Texas (EEUU) para conocer la situación de los niños allí recluidos y tras realizar la visita, ha pedido a todos sus ciudadanos que no abandonen el país de manera ilegal, por su seguridad y por la de sus hijos.

   Carías sin embargo, ha confirmado que los niños ya no están siendo separados de sus padres y ha informado que desde el centro las familias son enviadas en un plazo de 72 horas a otros centros de detención en Texas. Además ha prometido poner una solución a esta situación de inestabilidad, así como abordar los problemas que les hacen huir de su país.

   

   Honduras es, a día de hoy, uno de los cinco primeros países desde donde los inmigrantes indocumentados ingresan en Estados Unidos. Los motivos son las altas tasas de pobreza (actualmente es el segundo país más pobre de Centroamérica) y la violencia generalizada de las bandas criminales, que a su vez obligan a los hondureños a pagar un "impuesto de guerra" a cambio de su supervivencia.

   Asimismo cabe destacar que en 2017, de los más de 40.000 niños sin compañía que fueron enviados a la Oficina de Reasenamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el 23% venían de Honduras. Ante esto, la primera dama ha asegurado que el presidente de Honduras está comprometido a cambiar las circunstancias y ha pedido a las familias que, por la seguridad de sus hijos, permanezcan en su país.

Contador