¿Por qué protestan los camioneros y transportistas brasileños?

Huelga y corte de carreteras de camioneros en Canoas
REUTERS / REUTERS PHOTOGRAPHER
 
Actualizado 28/05/2018 12:12:53 CET

   MADRID, 28 May. (Notimérica) -

   Se cumple este lunes una semana desde que cientos de camiones comenzaran a bloquear las principales carreteras de Brasil, llevando a un caos de tráfico y a que miles de comercios y empresas se hayan visto desabastecidos. Pero, ¿por qué protestan los camioneros brasileños?

   El motivo de la huelga y los paros es el cada día más alto precio del combustible. Desde el año 2016, el precio del crudo no ha dejado de subir y, a día de hoy, el valor económico supera el doble del establecido el citado año.

   Y es que, cuando el presidente Michel Temer asumió el cargo, la petrolera estatal Petrobras adaptó una política promercado por la que decidió seguir los precios internacionales del petróleo, recoge 'BBC Mundo'. Así, los precios se han duplicado y los transportistas no pueden llenar sus depósitos con su sueldo.

   El pasado jueves el Gobierno de Michel Temer trató de llegar a un trato con las principales agrupaciones de transportistas y camioneros. Tal y como indicó, había conseguido un acuerdo con Petrobras por el que se eliminarían los impuestos al combustible y se mantendría una reducción del 10 por ciento en los precios de las gasolineras durante un mes, siempre y cuando las protestas cesaran durante 15 días.

   Abcam, la principal asociación de transportistas, se negó a aceptar el acuerdo. Tal y como aseguraron, no se sacaría de las calles y carreteras a los camiones hasta que los recortes en los impuestos de los combustibles no fueran una realidad convertida en ley, lo que llevaría a que la huelga continuase hasta el mes de junio aproximadamente, según indicaba 'Reuters'.

reuters

   Con las gasolineras vacías, supermercados sin productos que vender, hospitales y aeropuertos desabastecidos, y notables recortes en la recogida de basura y transporte público, la huelga de camioneros y transportistas mantiene restringidas las exportaciones y la población ha comenzado a comprar productos básicos para subsistir si esto continúa, Temer amenazó con llamar al Ejército para despejar las carreteras.

   Los piquetes se han ido disolviendo a lo largo del fin de semana y dueños de camiones retiraron sus vehículos de algunas carreteras importantes del país mientras el Gobierno federal y gobiernos locales trabajaban en una nueva propuesta para poner fin a una protesta. Este domingo, Temer anunciaba la firma de tres decretos con efecto inmediato para reducir los costes de los camioneros.

   "Dimos todo lo que pidieron", aseveraba Temer en relación con las medidas, que costarán a los contribuyentes brasileños cerca de 10.000 millones de reales (2.700 millones de dólares). Uno de los decretos presidenciales incluye una reducción de los precios del diésel en 46 centavos por litro por un período de 60 días --tal y como exigían los camioneros--. El Gobierno federal compensará a la petrolera estatal Petrobras por cualquier pérdida ocasionada por dicha reducción.

   Otro decreto ordena a los operadores de peajes en todo el país a no cobrar por los ejes traseros que no estén en uso, como ocurre cuando los vehículos pasan descargados por los peajes, y un tercer decreto establece una tarifa mínima que se pagará a los camioneros.