¿Puede la caída del petróleo influir en la expansión de la producción de cocaína en Colombia?

Un soldado boliviano en una plantación ilegal de cocaína
DAVID MERCADO / REUTERS - Archivo
Publicado 25/05/2018 13:42:07CET

   MADRID, 25 May. (Notimérica) -

   ¿Cuál es la relación entre el petróleo y la cocaína? Aunque parezca que ambas cosas no tienen ningún lazo de unión, sí lo tienen. De hecho, el mejor ejemplo de ello es que mientras el precio del barril ha bajado en Colombia en los últimos año, la producción de la cocaína ha ascendido en el mismo país, y es consecuencia uno de otro.

   Tal y como relata el diario digital 'ALnavío', en el año 2014 el precio del petróleo cayó más de un 50 por ciento en tan solo unos meses, lo que provocó una fuerte crisis económica que en Colombia se reflejó en un crecimiento de 3,1 por ciento en 2015, frente al 4,4 por ciento el año anterior.

   De manera paralela, se registró una expansión de los campos de cultivo de coca en el país, indica el citado medio. La expansión, que ascendió hasta un 42 por ciento según datos del informe elaborado por la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos del Departamento de Estado de Estados Unidos, International Narcotics Control Strategy.

   "La caída de los precios del petróleo (*) generó incentivos para que algunos sectores de la población rural optasen por la coca como medio de subsistencia", explicaba el vicepresidente para América Latina de Cordillera Applications Group, Román D. Ortiz, en una entrevista realizada al diario 'EL País'.

   "En algunas regiones, muchas familias hicieron pequeñas inversiones asociadas con la economía petrolera (hoteles, compañías de transporte, etc.) Cuando los precios del petróleo cayeron y las compañías cortaron la inversión, muchos de estos proyectos familiares quebraron y un número importante de familias perdieron sus ahorros. Para estos sectores empobrecidos, la economía de la coca ha llegado a ser muy atractiva", explica al diario 'ALnavío' Ortiz.

   Además, el vicepresidente añade que la subida de la producción de coca y la caída del precio del petróleo están enmarcados en un momento en el que "hay también una caída en la inversión en agricultura de exportación, se puede afirmar que la economía legal ha perdido espacio en el campo colombiano mientras la ilegal se ha expandido".

   Aunque no se puede llevar a cabo una relación rotunda entre ambos factores, la influencia de ambas cuestiones no es demasiado cuestionable. Sin embargo, el mencionado informe indica que "varios factores han contribuido al aumento general del cultivo de coca en Colombia desde 2014", citando cuatro de ellos, recogidos por 'ALnavío'.

   1. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) propagaron entre los cultivadores de coca la idea de que, una vez firmados los Acuerdos de Paz, "las inversiones y los subsidios del Gobierno colombiano se concentrarían en las regiones con mayores cultivos de coca".

   2. En este mismo contexto, el Gobierno de Juan Manuel Santos redujo la erradicación de plantaciones en zonas controladas por las FARC "para reducir el riesgo de conflicto armado cuando las partes negociaban un acuerdo de paz final".

   3. Además, debe tenerse en cuenta la "contraerradicación": tácticas para combatir la erradicación --explosivos para "matar, herir y/o desmoralizar a los erradicadores y ralentizar las operaciones"-- y la plantación en lugares más inaccesibles, como parques nacionales, áreas indígenas y remotas.

   4. El presupuesto para la erradicación de este tipo de cultivos ha disminuido en dos tercios desde 2008.