¿Cómo pueden afectar las "correcciones" que Iván Duque quiere hacer a los Acuerdos de Paz con las FARC?

Iván Duque
REUTERS / ANDRES STAPFF
  
Actualizado 18/06/2018 11:52:23 CET

   BOGOTÁ, 18 Jun. (Notimérica) -

   El recién elegido presidente de Colombia en la segunda vuelta de los comicios presidenciales, Iván Duque, ha asegurado en su discurso de victoria que buscará "pasar página" de la polarización en el país, al tiempo que ha asegurado respetará los acuerdos de paz con las ya extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aunque "necesita correcciones".

   "Esta elección era la que esperábamos para pasar la pagina de la polarización, no voy a gobernar con odios, no tengo en mi corazón represalias", ha afirmado Duque durante su discurso, transmitido por la televisión estatal del país desde un centro de convenciones en el occidente de Bogotá, donde le han acompañado cientos de seguidores.

   Y es que, tal y como Duque ha defendido a lo largo de toda su campaña, habrá "modificaciones" en los Acuerdos de ser vencedor. Estos cambios, presuntamente, no representarán el fin de lo firmado, pues ha asegurado que "no acabaré con ellos". Sin embargo, la constante oposición a la firma de los Acuerdos de La Habana de su mentor, el senador y expresidente Álvaro Uribe, hace temer por la implementación de las medidas acordadas.

   Según indicaba en una entrevista realizada por el diario 'El Tiempo', Duque considera que los acuerdos cayeron en el error de "dividir a los colombianos entre amigos y enemigos de la paz", haciendo referencia a la ya mencionada en varias ocasiones "polarización" que, dice, vive la sociedad colombiana desde entonces. "Todos queremos la paz. Se ha debido propiciar un gran acuerdo nacional para establecer condiciones mínimas de justicia".

REUTERS

   Para Duque lo necesario es "construir una paz que nos una a los colombianos, y eso requiere que tengamos una gran generosidad con la base guerrillera, para permitir su desmovilización, su desarme y su reinserción, y que garanticemos que para las victimas haya reparación moral, material y económica; que haya verdad con aceptación de responsabilidades y que haya cumplimiento de penas, en beneficio de las víctimas", dice en la citada entrevista.

   Sin embargo, para la modificación de los Acuerdos de Paz --que fueron ratificados por el Congreso de Colombia y que cuentan con una ley estatutaria al respecto y una reglamentación aprobada-- será necesario presentar una reforma constitucional o realizar un referéndum, lo cual no se presenta como una medida fácil y requerirá de grandes apoyos políticos y sociales para su puesta en marcha.

   En cualquier caso, Duque está dispuesto a hacerlo: "La Corte Constitucional abrió una posibilidad el año pasado, en una sentencia en la que dijo que las autoridades competentes pueden hacer modificaciones. Y si son para enriquecer la verdad, la justicia y la reparación, deben ser bienvenidas, porque la verdad debe significar también responsabilidades", dice.

   La mayor preocupación y negativa de Duque respecto a lo firmado tiene que ver, aparentemente, con la falta de aceptación de responsabilidades y la "desproporcionalidad" de las sanciones a los exguerrilleros. Tal y como asegura en la entrevista a 'El Tiempo', palabras que ha defendido en varias ocasiones, a Duque le preocupa "que se haga compatible una sanción por un crimen de lesa humanidad con la representación en el Congreso".

   Y es que las FARC cuentan, según lo pactado, con representación asegurada mediante el partido político fundado tras su desarme, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), algo que para Duque genera "impunidad". Así, Duque no considera desde la Presidencia permitir que "ninguna persona responsable de crímenes de lesa humanidad llegue al Congreso sin haber cumplido penas, dicho toda la verdad y reparado las víctimas".

REUTERS

   "Ante esta realidad, que es dolorosa y una burla para las víctimas, se debe dejar claro que si una persona está en el Congreso y le ratifican una condena por crímenes de lesa humanidad debe dejar la curul y se debe nombrar quien lo sustituya, que no tenga ningún crimen de lesa humanidad", dice en la charla con el citado medio.

   Pero además, para Duque existe la problemática sobre en narcotráfico relacionado con las actividades de las FARC, algo que "no es un delito conexo al delito político y, por ende, no es amnistiable", pero que permite seguir "teniendo grupos armados ilegales que quieran seguir financiándose con el narcotráfico y el día de mañana buscar ribetes ideológicos para tener el mismo tratamiento de las FARC".

   Asimismo, Duque denuncia que los exguerrilleros aun no han cumplido su palabra en cuanto a que "no han entregado la información de las rutas del narcotráfico, de sus laboratorios, de sus socios, de cómo además lavaban los activos, quién les entregaba el abastecimiento de precursores químicos y otros tipos de insumos".

   Por ello, asegura, "les voy a exigir que cumplan con la colaboración para el desmonte del narcotráfico, y eso significa que entreguen la información rápidamente".