¿Quién será la nueva primera dama de Colombia?

Colombian presidential candidates Humberto de la Calle, Ivan Duque, German Varga
REUTERS / STRINGER .
Actualizado 17/05/2018 13:21:59 CET

   MADRID, 17 May. (Notimérica) -

   El próximo día 27 de mayo se celebrará la primera vuelta de los comicios presidenciales de Colombia, que según los últimos datos no dará lugar a ningún vencedor, y por lo que está previsto que la disputa por la Presidencia tenga finalmente un vencedor en el balotaje del 17 de junio.

   ¿Quién será el nuevo presidente de Colombia? Los candidatos presidenciales para los comicios son: Iván Duque, Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Germán Vargas Lleras y Humberto de la Calle. Lo que sí se sabe es que, sea quien sea, su nuevo hogar estará ubicado en la Casa de Nariño.

   Hasta la residencia oficial de la Presidencia acudirá el nuevo presidente de la República de Colombia junto a la primera dama del país. Durante la campaña electoral se ha podido ver a todas ellas acompañando a sus esposos y ejerciendo diversas labores y actividades. ¿Quiénes son ellas?

MARÍA JULIANA RUIZ 'MAJU', ESPOSA DE IVÁN DUQUE

   Tal y como describen medios de comunicación locales, María Juliana Ruiz, conocida entre los suyos como 'Maju', es una mujer inteligente y familiar, apasionada del baile y con mucho interés por la poesía. Con una gran carrera en la Organización de Estados Americanos (OEA), dejó su puesto cuando su marido, Iván Duque, decidió postularse como Senador de la República. "Estoy convencida de sus capacidades, y por eso lo apoyé", dice a 'El Tiempo' cuando relata cómo fue el regreso a Colombia tras años viviendo en Estados Unidos.

   Estudió en el colegio Marymount de Bogotá durante 13 años, participando en diferentes equipos de la escuela, como el del voleibol, y formando parte del grupo de teatro y de las cheerleader, tal y como contó en la entrevista al citado medio. Según ella misma indica, siempre fue buena estudiante en el ámbito de las humanidades, pero "sufrí con matemáticas y todos sus derivados". Asimismo, asegura que fue una joven "muy inquieta", algo que "me trajo algunos inconvenientes de disciplina en el colegio".

   Tras graduarse como abogada de la Universidad Javeriana, se desplazó a Paris a estudiar al Institut Catholique. Al mismo tiempo, "trabajaba en un restaurante, era au pair (niñera) de una familia con 4 hijos. Dicté clases de salsa en un barco y fui host de algunos eventos de ópera...", dice. Fue después de ese tiempo cuando la relación se afianzó: "Estando en París, viajo a Washington para ver opciones de posgrado en las universidades de allí, donde Iván ya reside hace unos meses. Cuando yo llegó nos reencontramos, y él me dice: 'De aquí ya no te vas'", cuenta María Juliana a 'El Tiempo'.

   Pero la relación entre ambos ya tenía historia: "La primera vez que fuimos novios fue cuando yo tenía 15 años. Después de bailar y hablar por horas en una fiesta de un amigo, llegué a mi casa y le dije a mi mamá: 'Conocí al papá de mis hijos'", relata. "Desde ese momento hasta que nos casamos pasamos por bastantes etapas de amor y desamor. Fuimos amigos, novios, 'enemigos', casi-novios, en fin. Realmente estuvimos más tiempo separados que como novios. Iván siempre estuvo presente para mí. Me enamoró su modo especial de encantar y seducir con inteligencia y buen humor. Además, es un churro, y debo reconocer que hizo una tremenda labor de conquista", cuenta.

   Estando en Washington, la pareja decidió casarse y "fue en esta ciudad donde construimos nuestro hogar y donde nacieron nuestros tres hijos". Actualmente, Ruíz es secretaria general de una clínica de alta complejidad, pero de llegar a ser primera dama a 'Maju' le "gustaría apoyar algunos de los proyectos de Iván en temas de educación, cultura e innovación, especialmente en niños", lo que permitirá que se de un avance "en la formación de personas más creativas y comprometidas con nuestra sociedad. Apartados de vicios y violencia".

VERÓNICA ALCOCER GARCÍA, ESPOSA DE GUSTAVO PETRO

   Verónica Alcocer García, de familia y educación conservadora, no se imaginaba a los 15 años, cuando planeaba convertirse en monja, que acabaría ostentando el puesto a primera dama de Colombia. Estudiante del colegio religioso de Nuestra Señora de las Mercedes e hija de un reputado y muy conservador abodado de Sincelejo, reconoce en una entrevista a 'Kien y Ke' que es una mujer mimada y que solo desde noveno fue una buena estudiante.

   En la universidad, cuando Alconcer estudiaba Derecho, se quedó embarazada de su entonces pareja. "Fue una relación formal; quedé embarazada y resolví tenerlo, pero no seguir con él. Asumí la responsabilidad de ser madre soltera. Una decisión personal que, sin duda, fue muy fuerte para mi casa, tan conservadora", dice a 'El Tiempo'. Este también indica que ante la noticia el padre de la joven sufrió una úlcera y que en un principio ni el mismo obispo fue capaz de convencerlo de que no era un tema tan grave.

   Estando al márgen del activismo político, y asegurando que nunca fue ni de derecha ni de izquierda, con 22 años Verónica Alcocer (que ya era madre de Nicolás, hoy de 20 años, y había tenido que dejar de lado sus estudios de Derecho) organizó una conferencia cuando trabaja con la Corporación Universitaria del Caribe a la que asistió Gustavo Petro --integrante del M-19 y miembro de la Dirección de la Región Central de esta guerrilla--.

   "Gustavo es muy serio y nunca lanza piropos. Pero ese día, cuando me vio, escuché que dijo: "qué mujer tan hermosa". Quedamos flechados. A mí me enamoró su inteligencia y su claridad. Y a él, tú sabes, los hombres se enamoran por los ojos, aunque le dijo a mi mamá que se enamoró de mi inteligencia", indica Verónica en la publicación. A partir de ese día tuvieron cuatro citas más y, a la quinta, se llevó a cabo la presentación oficial de Petro a los padres de ella.

   Según cuenta, fueron los vinos los que hicieron que su padre obviara el pasado guerrillero de Petro y diera el visto bueno al ahora candidato. Así, se casaron en una ceremonia civil el 17 de diciembre de 2000, la cual tuvo lugar en una casa de campo y ella lució un vestido blanco. A partir de ese momento, se conjugó una familia en la que Nicolás pasó a ser un hijo más de Petro, quien ya tenía tres hijos, y a los que se unirían después Sofía y Antonella.

   "Somos muchos, pero es como si fuéramos uno solo. Yo me he encargado de que eso sea así, soy la que tiende puentes entre nosotros para crear una relación familiar e interpersonal más fuerte. Los hijos de Gustavo son míos también", indicó a 'El Tiempo'. De hecho, dice que se siente "cuasiabuela" pues Andrea Petro, hija de Gustavo Petro, tiene una hija llamada Luna.

   Apasionada de la música, toca el piano y, como indica en una entrevista a 'El Tiempo': "Toda la vida me ha gustado el tema de las artes. Me cuentan que yo era el centro de atracción en todo lado porque recitaba poemas y me subía a las mesas a cantar. Viví mucho entre adultos, mi círculo de familia en realidad; tengo casi 50 primos. Me encantaban las reuniones de mis tíos y participar en ellas. Escuchaba son cubano".

ANA LUCRECIA RAMÍREZ RESTREPO, ESPOSA DE SERGIO FAJARDO

   Ana Lucrecia Ramírez Restrepo, actual esposa de Sergio Fajardo, prefiere que digan de ella que se convertirá, en todo caso, en "primera mujer", no en "primera dama". Médica especializada en las mujeres, el feminismo y la igualdad son sus prioridades.

   Terminó sus estudios secundarios en el año 1975 en el colegio La Enseñanza (Medellín) para pasar a estudiar medicina en la Javeriana. Graduada, se especializó en psiquiatría en la Universidad de Antioquia, y desde entonces se ha dedicado profesionalmente y académicamente a a trabajar en la salud mental de las mujeres, algo que considera esencial en la sociedad y de cara a fomentar el feminismo.

   Su trayectoria académica y como médica está muy marcada por la educación que recibió en su casa. "Mi mamá fue una de las primeras médicas que se graduaron en el país, después se especializó en ginecología y obstetricia. Una mujer de vanguardia, con un marido que siempre entendió que su compañera era inteligente y trabajadora", cuenta a 'El Tiempo'. Así, como dice, "no viví el modelo tradicional de la mamá cuidadora y el papá proveedor, sino que viví todo el intercambio de los roles y la libertad de ser cada quien como es. Fue muy interesante mi crianza".

   Sergio Fajardo conoció a Ana Lucrecia en el mundo de la enseñanza, él como experto en educación y ella como experta en educación de la mujer. "Ahí la vida nos encontró. Nos enamoramos muchísimo. Nos fuimos a vivir juntos en el 2001, y en el 2012 nos casamos. Amo su dulzura e inteligencia, es un bizcocho. Además, es mucho menos machista que el promedio de hombres del país, y eso me enamora aún más", cuenta al citado medio. A pesar de que su vida ha cambió después de que Fajardo iniciara su carrera política, ella se ha mantenido en el mismo ámbito y no tiene intención de cambiarlo.

   "Cuando Sergio llegó a la vida política, yo tuve claro que si como compañera de él iba a trabajar en el despacho, debía ser en el área que me gustaba y me apasionaba y en la que tenía experiencia. Entonces, desde esa época hasta ahora mis proyectos van encaminados al desarrollo para las mujeres, cómo integrarlas y cómo hacer que este país sea menos machista" y agrega que "si Sergio gana la Presidencia, continuaré en la misma línea, pensando en que ese despacho haga una sinergia con el resto del gobierno para pensar en los temas del desarrollo de las mujeres y de cómo hacer que las mujeres se conviertan en protagonistas".

    Por el contrario, en el caso de que Fajardo se convierta en presidente de Colombia, su esposa cuenta con que "tenemos una gran ventaja y es que tenemos una 'vice' mujer y además con conciencia de género. Tenemos un programa muy enfocado, y a partir de este yo me tengo que ubicar, esa será mi bitácora de vuelo, para que al final de la gestión se hayan movido indicadores en algunos temas de desarrollo, no en todos, porque esto no es una lista de mercado", dice a 'El Tiempo'.

   Asimismo, de darse ese hecho, la médico asegura que no cambiará su vida profesional y personal: "yo no pienso dejar mi casa (en Medellín), mi trabajo ni nada. Si fuera al contrario y fuera él el médico y yo la presidenta, con seguridad nadie le diría eso a él", por lo que habrá que buscar otras opciones, como "repartir el tiempo. Este sería un invento, como de tantas veces que nos tenemos que reinventar. Yo ya sé lo que es ocupar ese lugar, que tiene tanto de largo como de ancho", dice.

LUZ MARÍA ZAPATA, ESPOSA DE GERMÁN VARGAS LLERAS 

   Luz María Zapata, quien ha jugado un papel importante en la campaña presidencial de su marido, Germán Vargas Lleras, con quien ha compartido hasta el momento 20 años de vida. Nacida en Pereira y criada en La Florida, reconoce que es una mujer familiar y amante de la naturaleza, pues es lo que conoció durante su crianza.

   De familia matriarcal, como ella misma considera en una entrevista para 'El Diario', la vena política de Zapata --que posteriormente le llevaría a convertirse en politóloga-- es heredada tanto de sus progenitores como de sus abuelas, quienes "eran muy políticas". Como asegura, en su caso no se trata tanto de una tradición política, sino de un sentimiento de "servicio a la comunidad", algo muy inculcado por su padre.

   Educada en un entorno donde la política era el día a día, reconoce que no siempre estuvo de acuerdo con las visiones e ideologías del resto de sus familiares: "cuando mi papá estaba vivo, él era conservador, y yo siempre más de línea liberal, teníamos nuestras discusiones pero en verdad las disfrutábamos muchísimo".

   Con el tiempo, Luz María acabó ingresando en la política en Bogotá, "lo intenté dos veces", pero asegura que acabó "quemada". "La primera lo hice porque teníamos un trabajo con la Fundación Buen Gobierno de Juan Manuel Santos con las comunidades de vendedores ambulantes del 20 de Julio, [...] pero me quedaron faltando 300 votos. No me afectó tanto", dice Zapata a 'El Diario'.

   Fue entonces cuando coincidió con Germán Vargas, a quien acompañó en su campaña para el Senado de Colombia y donde "nos hicimos amigos, y de ahí acabamos enamorándonos", cuenta a 'Canal Uno', aunque deja claro que "no fue amor a primera vista". Tras 12 años conviviendo juntos, se casaron el viernes 13 de agosto de 2010 en Miami.

   Sería la segunda vez la que le supuso mayor costo: "Yo era la candidata al Concejo de Bogotá del presidente Uribe, apenas estaba empezando y desde ese momento estuve en su campaña. Pero me quedaron faltando 48 votos y esa vez sí me dolió perder". Sin embargo, aclara que ella posee sus votantes y Germán Vargas los suyos, asegurando que su esposo nunca le ha ayudado en política.

   "Es muy buen esposo, tenemos una vida muy sabrosa, porque nos acompañamos mucho, somos muy unidos con Clemencia --la hija de Germán--, tratamos de ir los fines de semana y pasar momentos agradables juntos", asegura Zapata. Con vidas políticamente separadas, Luz María ha participado activamente en la campaña presidencial de su esposo y tiene previsto formar parte del equipo de su marido si este llega a asumir la Presidencia de Colombia.

   Según responde a 'La Nación', de llegar a convertirse en primera dama de Colombia Luz María Zapata le gustaría poder trabajar de la mano de los 32 gastos sociales y 1.102 gestores municipales del país encargados de la aplicación de temáticas sociales, en especial en lo referido a la prevención del embarazo adolescente y del cuidado de personas mayores. Según explica Zapata, podría estar ligada al proyecto que el candidato tiene previsto llevar a cabo en este área, y que es la creación de un Ministerio de la Familia.

ROSALBA RESTREPO, ESPOSA DE HUMBERTO DE LA CALLE

   Nacida en Manizales, Rosalba Restrepo estudió Economía con orientación social en la Universidad de Caldas. Amante de la música, la familia que ha creado junto a Humberto de la Calle es una "familia unida" que se reúne habitualmente y cuya casa es "epicentro de reuniones".

   Según cuenta al diario 'El Tiempo', desarrolló su primer trabajo en el Instituto Colombia Agropecuario (ICA) en Salamina, donde comenta que "desarrollaba una labor maravillosa. Trabajaba con un grupo de agrónomos y veterinarios y viajábamos a las veredas a enseñarles a las personas diversas técnicas para su desarrollo y crecimiento. Era un proyecto hermoso con los usuarios campesinos, algo que espero que algún día podamos recuperar".

   Fue en esos años cuando Rosalba se convirtió en madre por primera vez --después tendría otros dos hijos--, y es que para entonces ya estaba casada con Humberto de la Calle. Fue en la época universitaria donde conoció al candidato. Cada día pasaba frente a la Facultad de Derecho y, en ese trayecto, es donde comenzó a conocer al que a día de hoy sigue siendo su esposo. "Casi siempre, Humberto estaba ahí, fuera, dialogando con sus amigos o coqueteando –dice entre risas–. Yo era muy amiga de los del grupo de él y entonces empezamos a compartir fiestas y reuniones", cuenta al citado medio.

   En 1983 regresaron a Manizales, donde Rosalba trabajaba en el ámbito de la educación, y posteriormente, cuando se trasladaron a Bogotá, obtuvo un cargo en una clase de las oficinas del Ministerio de Educación y trabajó en la creación y diseño de programas de promoción social, como cuenta 'El Tiempo'. Pero ahí no acabó su vida profesional: superintendente de Subsidio, gerente de Leasing, miembro de juntas y dueña de una escuela de negocios y de posgrados internacionales (EIN), fueron muchos de los trabajos en los que se desarrolló posteriormente.

   Actualmente trabaja junto al candidato, a quien acompaña en la campaña electoral por todo el país. Asimismo, ella es la encargada del desarrollo del programa centrado particularmente en las mujeres, aunque asegura al citado medio que por el momento no sabe qué labor desarrollará de llegar a la Casa de Nariño: "Las cosas tienen un orden, y por ahora toda mi concentración está en la campaña y ganarla junto a él. Luego de esto sí pensaré en los proyectos que adelantaré. Cuando esté allá sentado y me diga en qué le puedo colaborar".

Contador