La red de trata del Clan del Golfo usa menores como esclavas sexuales

Abuso
PIXABAY
Actualizado 25/05/2018 11:36:02 CET

   BOGOTÁ, 24 May. (Notimérica) 

   El Clan del Golfo usa a niñas y menores como esclavas sexuales en la región de Urabá y controla toda una red de trata, proxenetismo e inducción a la prostitución. El abuso sexual se ha convertido en una de sus principales actividades.

   Así lo relata el Director de Investigación Criminal e Interpol de Colombia, Brigadier General Jorge Luis Vargas Valencia, quien en un testimonio publicado en 'El Tiempo', cuenta cómo conocer esta situación le ha generado "un profundo impacto profesional y personal".

   A la hora de describir la mencionada red de proxenetismo, cuenta que las víctimas esperaban ser llamadas por el jefe del Clan para que acudieran a encontrarse con cabecillas a cambio de dinero.

   También indica que las principales coordinadoras de esa red eran mujeres que se acercaban a zonas rurales en busca de comunidades vulnerables y familias con niñas menores de 14 años que cumplieran el perfil que los delincuentes demandaban. Pudieron condenar a 11 años de prisión a una de esas mujeres que se encargaba de concertar los encuentros entre las menores y los delincuentes.

   Confiesa que uno de los hechos que más le impactó fue cómo esta misma mujer llegó a ofrecer a su hermana menor para que fuera abusada por el Clan del Golfo. De igual modo, familiares de otras menores las presionaban para que lo hicieran a cambio de dinero. Sostiene que esta situación, además de inducirlas a cambio de dinero, "las revictimiza y explota en condición de vulnerabilidad emocional y física en la que ya se encontraban".

   A partir de testimonios de las propias menores, han podido conocer que las obligaban a tener relaciones sin protección y a buscar niñas que fueran vírgenes.

   Destaca los nombres de tres líderes de esta red. Uno de ellos es Roberto Vargas Gutiérrez, alias 'Gavilán'. "El abuso de niñas de entre 8 y 14 se convirtió en un hábito por parte de este delincuente", mantiene.

   Otro es Úldar Cardona, alias 'Pablito', que obligaba a las familias a que llevaran a sus hijas de entre 10 y 13 años. Por último, está Arístides Meza, alias 'El Indio', que se dedicaba a fijar las cuantías que había que pagar por abusar de las niñas y adolescentes vírgenes.

 

Contador