Sedimentos argentinos muestran qué favoreció el auge de dinosaurios

UNIVERISDAD DE OXFORD
UNIVERSIDAD DE OXFORD
Actualizado 20/06/2017 11:25:28 CET

   MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

   Es probable que fuertes pulsos de actividad volcánica fueran la clave de la extinción en masa del Triásico, lo que estableció el escenario para el ascenso y la era de los dinosaurios.

   La extinción triásica ocurrió hace aproximadamente 200 millones de años y continuó con la era de los dinosaurios. Una de las mayores extinciones en masa de la vida animal registrada. La lista de víctimas incluye desde grandes reptiles a invertebrados marinos.

   El evento también causó enormes cambios en la vegetación de la tierra y aunque sigue siendo un misterio por qué los dinosaurios sobrevivieron a este evento, pasaron a llenar las vacantes dejadas por las especies de vida silvestre ahora extintas, junto a mamíferos y anfibios tempranos. Esta extinción en masa ha estado vinculada durante mucho tiempo a una gran y abrupta liberación de dióxido de carbono a la atmósfera, pero la fuente exacta de esta emisión no se conocía.

   Tras el descubrimiento de rocas volcánicas de la misma edad que la extinción, las emisiones de dióxido de carbono volcánico (CO2) se habían sugerido previamente como un importante contribuyente a este evento de extinción. Estudios anteriores también han demostrado que este volcanismo podría haber ocurrido en pulsos, pero se desconocía la extensión global y el impacto potencial de estos episodios volcánicos. Estas rocas volcánicas cubrían una enorme área, a través de cuatro continentes, representando la Provincia Magmática del Atlántico Central (CAMP, por sus siglas en inglés).

   Investigadores del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, trabajaron en colaboración con las universidades de Exeter y Southampton, también inglesas, para trazar el impacto global de las principales emisiones de gases volcánicos y su relación con el final del periodo triásico.

   Los hallazgos relacionan el volcanismo con las grandes emisiones de dióxido de carbono observadas previamente, que tuvieron un profundo impacto en el clima global, causando la extinción masiva al final del periodo triásico, así como ralentizando la recuperación de la vida animal después.

LOS VOLCANES, GRANDES EMISORES DE MERCURIO

   Al investigar el contenido de mercurio de las rocas sedimentarias depositadas durante la extinción, los hallazgos del estudio revelaron vínculos claros en la sincronización del vulcanismo CAMP y la extinción final del Triásico.

   Los volcanes emiten emisiones de gases de mercurio, que se extienden a nivel mundial a través de la atmósfera, antes de ser depositados en sedimentos. Por lo tanto, se espera que cualquier sedimento dejado durante un evento volcánico grande tenga un contenido de mercurio inusualmente elevado.

   El equipo procedente de seis depósitos de sedimentos procedía de Reino Unido, Austria, Argentina, Groenlandia, Canadá y Marruecos, y se analizaron sus niveles de mercurio. Cinco de los seis registros mostraron un gran aumento en el contenido de mercurio a partir del horizonte de extinción triásico, con otros picos observados entre el horizonte de extinción y el límite triásico-jurásico, que se produjo aproximadamente 200.000 años después.

   Las elevadas emisiones de mercurio también coincidieron con incrementos previamente establecidos en las concentraciones atmosféricas de CO2, lo que indica liberación de CO2 de la desgasificación volcánica. Lawrence Percival, autor principal y estudiante de postgrado de Geoquímica en la Universidad de Oxford, explica: "Estos resultados apoyan fuertemente repetidos episodios de actividad volcánica al final del Triásico, con el inicio del volcanismo durante la extinción final del Triásico".

   "Esta investigación fortalece en gran medida el vínculo entre la extinción en masa del Triásico y las emisiones volcánicas de CO2. Esta nueva evidencia de las emisiones episódicas de CO2 volcánico como el probable impulsor de la extinción mejora nuestra comprensión de este evento y potencialmente de otros episodios de cambio climático en la historia de la Tierra", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies